miércoles, 6 de octubre de 2010

El passage.

El passage es un trote preciso, muy reunido, elevado y muy cadenciado. Se caracteriza por un remetimiento pronunciado del tercio posterior, una flexión más acentuada de rodillas y corvejones, y la majestuosa elasticidad del movimiento. 
Cada bípedo diagonal se eleva y desciende del suelo alternativamente con cadencia y una suspensión prolongada. 
En principio, la lumbre del anterior elevado sube hasta la mitad de la caña del otro anterior. La lumbre del posterior elevado debe estar ligeramente por encima del menudillo del otro posterior. 
El cuello debe estar elevado y elegantemente arqueado, con la nuca en el punto más alto. El caballo debe permanecer ligero y suave “en la mano” y poder pasar tranquilamente del passage al piafé y viceversa, sin esfuerzo aparente y sin alterar la cadencia, con una impulsión siempre activa y
pronunciada. 
La irregularidad de las batidas de posteriores, el balanceo lateral del tercio anterior o posterior, las sacudidas o arrastrar los posteriores en el momento de suspensión o la doble batida son faltas graves. 
Antes de enseñarle el passage al caballo, se debe dominar el trote reunido y las transiciones de trote reunido a trote medio o largo, también recomiendo que el animal sepa hacer el piaffé correctamente, para que no aprenda un mal passage. El jinete deberá tener un excelente y profundo asiento y tendra la capacidad de colocar sus manos sobre la cruz sin que le "bailen" constantemente.
La posición de las piernas es similar a las del trote reunido, pero se aplicaran un poco más de peso en las ayudas de manos y asiento para reunir más y acortar los trancos, se creara también más impulsión que en el trote reunido, ayudándose de las medias paradas.
Si durante la ejecución del passage el caballo pierde elevación o reunión puede deberse a que el caballo intenta avanzar demasiado sin aceptar el contacto por exceso de la aplicación de las manos.
Aplicar peso en las manos sin transmitir impulsión es inútil, pues no es el jinete quien debe "recoger" al caballo, sino debe ser él, quien busque el contacto como respuesta a la energía que se le transmite desde las piernas y que tiene su origen en los posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada