domingo, 2 de enero de 2011

Piruetas al galope.

Amigos y seguidores de este nuestro blog me gustaria felicitaros este año nuevo 2011 y desde nuestra cuadra desearos un año lleno de bellos momentos junto a vuestros caballos nuestros inseparables compañeros.
Hoy en esta entrada hablare sobre las piruetas al galope uno de los ejercicios más bellos y más divertidos que podemos practicar a caballo.
Primero me gustaria explicar en que consiste este ejercicio y todo lo que yo sé acerca de él, para más adelante darles mi propia conclusión.
La pirueta es un círculo en dos pistas con un radio igual a la longitud del caballo, en el que el tercio anterior gira alrededor de las caderas del caballo.


Las piruetas y las medias piruetas se realizan normalmente al paso o al galope reunido, pero también pueden hacerse en piafé.

En la pirueta los anteriores y el posterior exterior se desplazan alrededor del posterior interior , que sirve de eje y debe mantenerse en su huella o ligeramente delante de ella en cada batida.

El caballo ligeramente incurvado al lado al que gira, debe permanecer “en la mano” con un contacto ligero, girar en redondo con suavidad, manteniendo exactamente la misma cadencia y la secuencia de batidas del aire correspondiente. La nuca permanece en el punto más elevado durante todo el movimiento.

Durante las piruetas el caballo debe mantener su impulsión, y no moverse hacia atrás ni desviarse lateralmente lo más mínimo. Si el posterior interior no se eleva y desciende al mismo ritmo que el exterior, el aire no es regular.

En la ejecución de la pirueta o la media pirueta al galope, el jinete debe mantener el caballo en una perfecta ligereza mientras aumenta su reunión. Presentará un buen remetimiento y descenso del tercio posterior y una buena flexión de las articulaciones.

Los trancos de galope antes y después de la pirueta son parte integrante del movimiento. Deben estar caracterizados por una actividad y una reunión acentuada antes de la pirueta, una vez ejecutado el movimiento, mantendra el equilibrio al partir.

La calidad de las piruetas se juzga teniendo en cuenta la flexibilidad, ligereza, cadencia y regularidad, así como la precisión y suavidad de las transiciones, también se tiene en cuenta el equilibrio, la elevación y el número de trancos (6-8 para la pirueta, 3-4 para la media pirueta, son los aconsejables)

¿Qué es una pirueta perfecta? lograr el máximo remenimiento de cadera haciendo que los posteriores queden totalmente debajo de la masa. El galope debe marcar sus tres tiempos. Ahora... lo que vemos en campeonatos del mundo normalmente no se corresponde con la definición de este ejercicio: los caballos que logran bajar la cadera pierden los tres tiempos y se quedan en cuatro. Los caballos que no marcan claramente un remetimiento de cadera marcan los tres tiempos.
Me gustaría explicar que un galope en cuatro tiempos se realiza cuando el pie de la diagonal pisa el suelo antes que la mano, este defecto ocurre por falta de conexión, no hay suficiente fuerza en los posteriores, la cadera o el dorso y por consecuencia nos quedamos sin inercia. El caballo hunde el dorso, no trabaja con su línea superior y se nos queda el galope en cuatro tiempos. Este defecto, cuando se galopa en firme es muy grave y se castiga en competición pero al realizar una pirueta al galope parece que este defecto pasa desapercibido por los jueces o simplemente es tolerado por los mismos, probablemente por la dificultad del mismo ejercicio.

Los grandes jinetes de doma y según la experta en biomecánica equina la Dra. Hilary Clayton (ha dedicado años ha estudiar los caballos de doma en movimiento) afirman que para hacer una pirueta de galope correcta, el galope pasa a tener cuatro tiempos durante la ejecución de la pirueta.

Los grandes maestros clásicos de siglos pasados practicaban el llamado galope de escuela, que era un galope muy reunido en cuatro tiempos. Haciendo este galope tan reunido hacían las piruetas y los cambios de pie al galope. La doma actual está basada en algunas de estas enseñanzas clásicas pero algunas de estas prácticas las hemos borrado del reglamento actual por considerarlas dañinas para el caballo.

La Dra. Clayton analizó cientos de videos de los WEG, Olimpiadas, etc… y viéndolos a cámara lenta en ellos se veía claramente que las piruetas se hacían en galope de cuatro tiempos.

Para valorar la correcta ejecución de este ejercicio está el reglamento FEI y los jueces, pero para conseguir ejecutar este ejercicio bien, el caballo tiene que tener un buen galope "saltado" y mucho equilibrio en los aires laterales.

Conclusiones personales:

En la pirueta el caballo, sin perder el ritmo del aire, gira con sus manos alrededor de los posteriores que baten prácticamente sobre el terreno.
Este giro sobre los posteriores debe hacerse manteniendo el ritmo del galope, sin precipitarse ni hacerse demasiado lento y se debe completar dando entre seis y ocho trancos. Este es un ejercicio de máxima reunión, el hecho de que el caballo baje la grupa puede traer la ruptura de la diagonal exterior que se asocia al movimiento del galope, esto no suele verse como un defecto.

Los trancos previos y los posteriores a la pirueta se consideran parte del ejercicio.
En los anteriores al giro, el caballo debe presentarse recto y reunido sin desplazamiento alguno fuera de la línea sobre la que llega al comenzar la pirueta. En los trancos posteriores debe asimismo mantenerse recto, sobre la misma línea por la que llego y no perder impulsión intentando evitar que se hunda el dorso, rompiendo el galope al dejar de girar en la salida.

La rienda exterior tiene la función de regular la colocación lateral y hace girar al caballo.
Hay que ser muy delicado con la tensión de la rienda interior, manteniendo una clara tendencia a ceder, para permitir trabajar correctamente al pie interior.

La rienda exterior tiene la función de regular la colocación adentro y de evitar que el caballo caiga sobre su espalda exterior. Esta rienda toma gran importancia en los trancos previos a la pirueta, ya que, además de mantenerlo recto debe hacer estando junto al cuello, que el caballo llegue a la pirueta en la posición de espalda adelante así evitamos que el caballo nos cruce la grupa hacia adentro y que trabaje con la máxima eficacia con su pie interior. La posición de espalda adelante se mantendrá en la preparación durante la ejecución y en la salida de la pirueta al galope.

La pierna interior junto con la rienda exterior es la que más participa en la rectitud de la aproximación y la salida de la pirueta. Además, se ocupa de mantener la impulsión y en los caballos que se precipitan, de mantener la incurvación cuando lo necesitemos para regular el ritmo del galope. Esta pierna debe mantenerse junto a la cincha, en su sitio.

La pierna exterior tiene la función de evitar que la grupa se vaya hacia fuera porque el caballo para evitar el esfuerzo tiende a desplazarla hacia fuera esta pierna nos dara el soporte necesario para hacer el ejercicio entero de una forma correcta, la intensidad de la ayuda de esa pierna solo se puede relajar gradualmente unos trancos después de la pirueta, cuando la presión del ejercicio ya ha disminuido.
Con nuestro asiento intentaremos no estorbar al caballo y no aumentaremos la presión sobre el para permitir al dorso del caballo arquearse.
La posición adecuada sería: asiento relajado con el peso ligeramente al interior para ayudar a girar con fluidez. Nos mantendremos verticales respecto al suelo, de forma que no nos inclinemos hacia delante ni hacia atrás.
La aplicación de la técnica correcta variara según la fuerza y la capacidad de reunión de cada caballo que junto con la intensidad adecuada de cada ayuda nos conducirá a la ejecución correcta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada