domingo, 6 de marzo de 2011

Figuras de adiestramiento.


Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada os mostrare unos diagramas en los que podéis ver diferentes figuras de adiestramiento para practicar en la pista

Aunque las he puesto en orden ascendente según su dificultad en general, debéis de tener en cuenta que todos los caballos son diferentes y llevará  cantidades variables de tiempo para perfeccionar los movimientos.  Recordar también, que hay "grados" de dificultad a la hora de ejecutar las diferentes figuras.
Puede haber un número determinado de movimientos de escuela que se pueden hacer, pero la forma de combinarlos y los patrones montando al ejecutarlos son casi infinitos. Muchos jinetes parecen quedar atrapados en montar sus caballos en grandes círculos de 20 metros y en sesiones de rutina, no es de extrañar que piensen que la doma sea aburrida! La verdad es que la doma de un caballo empieza y termina con el círculo de 20m. Es la mayor y más fácil de las figuras aunque aveces parece difícil de montar correctamente!
Comencemos por mirar la forma más básica: Círculo grande de 20 m. (Fig. 1) Para los caballos, cada uno de los dos lados cortos de 20m x 40m x 20m y 60m consistirán en un círculo de 20 metros y medio. (Fig.2) Lamentablemente, muchos caballos pasan el resto de su carrera montando los lados cortos como la mitad de los círculos de 20 metros, en lugar de avanzar hacia las esquinas montado con tres pasos del pie trasero en el interior - que de hecho estos rincones son un cuarto de una vuelta de 6m.
La vuelta de 6m es el círculo más pequeño que un caballo puede describir sin desviarse de la línea con los hombros y caderas. 






Fig.1 Fig. 1




Fig.2 Fig. 2








Fig.3 Fig. 3

Fig.4 Fig.4



Como se puede ver en las ilustraciones anteriores, para montar un correcto  bucle de 5 m, (Fig. 3) el caballo tiene que ir un poco más incurvado que en la esquina de 20 metros para un medio circulo (Fig. 4.), De lo contrario, se deja la pista demasiado tarde y al encontrarse a sí mismo se le acaba el espacio para realizar los cambios de la curva suave y uniformemente.
El vértice de la curva es un punto a 5 m. de E (o B) en la línea del tercio de la pista. En la rienda derecha, como el caballo sale de la pista en K tiene que lenta y suavemente, cambiar la flexión y doblar a la izquierda, por lo que el caballo se dobla a la izquierda hacia E. Luego, a medida que la cabeza va de nuevo a la pista una vez más lenta y suavemente hay que volver a la flexión hacia la derecha y se dobla la esquina de forma correcta.
Aunque se trata de un simple ejercicio no hay que caer en la tentación de forzar la flexión con las manos. El asiento, junto con la posición de las piernas y los hombros de manera fluida a través del movimiento del caballo, permitirá mantener el contacto de las riendas y alentar al caballo a seguir buscando nuestra mano con un suave apoyo.
A medida que su caballo se convierte en experto en estos ejercicios se pueden pasar a bucles de 10m. y luego a las serpentinas.
La serpentina más básica se realiza a partir de A o C, es dos círculos de 20 metros (Fig. 5). Estos sólo requieren un cambio suave de la flexión, la incurvación y la diagonal sobre la línea central. Cuando montamos una serpentina de tres bucles hacemos tres medios círculos conectados por líneas rectas.







Fig.5 Fig. 5

Es posible hacer serpentinas mediante la inclusión de un círculo completo en cada vuelta o montar a caballo como una serie de 5 m. o 10 m de bucles de ambos lados de la línea central. En el entrenamiento podemos convertirlos en una serie de  bucles en forma de huevo, añadiendo más y más los lazos con el conjunto, pero hay que tener en cuenta que en competición las serpentinas hay que montarlas como medios círculos unidos por líneas rectas.





Si, cada vez que montamos, insistimos en que el caballo  haga las figuras con su trazado correcto, estaremos en el camino  adecuado para la formación de  nuestro caballo, porque para montar en línea recta, sobre un círculo redondo, o al pasar una esquina bien, nuestro caballo tiene que saber ir recto y en las ayudas. Con nuestra atención puesta en la precisión a la hora de ejecutar todas las figuras y movimientos de doma acostumbraremos a nuestro caballo a esforzarse y hacer de una forma más natural todos los ejercicios que le pidamos. 
Recordar siempre no caer en la rutina, variar los ejercicios y dar descansos a nuestros caballos después de cada ejercicio nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada