domingo, 1 de enero de 2012

El tratado de La Gueriniere.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, me gustaría felicitarles este año nuevo y recomendarles para estas fiestas que regalen o lean un buen libro.
Yo personalmente quiero recomendarles el "Tratado de La Gueriniere" también llamado Escuela de a caballo.
Su autor fué Francisco Robinchón de la Guériniére, jinete del siglo XVIII, su obra ha sido una de las más influyentes en la historía del adiestramiento de caballos, hasta hace poco fué también el manual de la Escuela Española de Equitación de Viena, es una obra de referencia para entender la doma clásica como la inventarón los primeros maestros.
Hoy aquí en nuestro blog, voy a hablarles un poco de su vida y su obra para intentar acercarles más al personaje y la importancia de conocer y leer su libro.
Nacido en 1688 en el Essay (Francia) (cerca de Alençon), La Guérinière pasó la mayor parte de sus primeros años en Normandía, su hermano Pierre-des-Brosses La Guérinière dirigió la escuela de equitación llamada: Académie d' Caen (originalmente establecida por otro maestro francés, Antoine de Pluvinel, en 1594).
En 1715, La Guérinière recibió su diploma como un "roi du Écuyer", y comenzó como director de una academia de equitación en París, cargo que ocupó durante 15 años y que le valió una excelente reputación como instructor y jinete. El Grand Ecuyer de Francia, el príncipe Carlos de Lorena, le nombró "Directeur du Manège des las Tullerías" en 1730 que era el picadero de los reyes de Francia. Ocupó este cargo de caballerizo de Luis XIV, hasta 1751.
A La Guérinière se le atribuye la invención de la espalda adentro, que él llamó el "alfa y omega de todos los ejercicios", después de haber sido el primero en describirlo. Su famoso libro L'École de Cavalerie, "La Escuela de a Caballo", que fue publicada en partes entre 1729 y 1731, y como una obra completa en 1733, es uno de los libros más importantes dedicados para el entrenamiento del caballo que se han escrito,  en el detalló la equitación, los tratamientos veterinarios, y habló de los cuidados y manejos de los caballos en general. Este libro se ha convertido en el texto más importante de la famosa Escuela Española de Equitación y gran parte de su entrenamiento diario se basa en ella.
La mayor parte de sus ejercicios eran para aumentar la flexibilidad de los caballos y su equilibrio, él tenía un sistema de enseñanza progresiva para llegar a un objetivo general: la ligereza, un caballo obediente, tranquilo que era un placer de montar. A La Guérinière También se le atribuye la invención del cambio de pie y el contra galope o galope en trocado.
En su libro, Ecole de Cavalerie (París, 1733), La Guérinière comenta los beneficios de la utilización de la espalda adentro en todos los aires, como en el galope. La Guérinière recomienda que el jinete también debe tener un buen asiento para tener una mano suave y ligera, en él hace varias referencias a William Cavendish, también conocido como el duque de Newcastle.
Murió en Versalles en 1751 despues de haberse convertido en una referencia como jinete a nivel europeo.
En su libro escribió citas como esta: " El conocimiento de la naturaleza del caballo es uno de los principales fundamentos en el arte de montar y todo jinete debe hacerlo su principal estudio" .
En su trabajo centra las bases de un sistema más simple y natural que sus predecesores y exigia a sus caballos solo lo que podían dar destacando que no todos los caballos están capaciatados para las mismas finalidades, era un gran amante del caballo Iberico destacando de él su porte y nobleza.
Nunca pedia nada a un caballo que no estuviera seguro de que éste podia dárselo y no agotaba inutilmente a los potros con excesivos trabajos a la cuerda antes de montarse.
Siempre recomendó a sus alumnos que profundizaran en el conocimiento de los caballos como animales, intentando conocer su anatomia, su funcionalidad y su psicología para encontrar así el entrenamiento adecuado para cada caballo.
Hoy en día nadie duda que él reinvento el arte de la doma clásica, en su tratado se describen todos los saltos de alta escuela desde la elevada, hasta la corveta y los aires reunidos como el piaffé.
Gracias a La Gueriniere la equitación se convirtió en un arte y la doma en uno de los deportes a caballo más antiguo practicado por el hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada