viernes, 24 de febrero de 2012

Vicios de cuadra.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, el espacio de los amantes del caballo y su adiestramiento, esta semana me gustaría recordarles que los caballos son animales con necesidades, una de ellas es tan simple como intentar dejarlo pasar el máximo de tiempo fuera de la cuadra, los caballos encerrados en las cuadras sufren y cuando comen bien almacenan demasiada energía que no pueden gastar, es en ese momento cuando empiezan los llamados vicios de cuadra o problemas de comportamiento, aquí pueden leer un poco más de este tema, reflexionen amigos y busquen una cuadra para sus caballos donde tengan la opción de sacarlos al padock a diario, otra opción es el caminador automático.
En la tradición hípica se les llaman “vicios” como si hubiera falta moral del caballo. De hecho, comportamientos como el tic aerofágico, balancearse, pasear dando vueltas, rascar el suelo con un anterior, sacar la lengua, etc. pueden ser reacciones a un estrés crónico inducido por una frustración larga que se llaman estereotipias (ES).
Hay que recordar también que en muchos libros sobre el caballo se hace una mezcla entre los comportamientos que molestan al hombre y las psicopatologías verdaderas.
Primeramente hay que decir algo sobre estas patologías en general. ¿Qué sabemos por la investigación fundamental? Dividir las ciencias fundamentales y aplicadas es un reduccionismo absurdo. La clínica se queda en el empirismo y la pseudo-ciencia sin el conocimiento fundamental de los mecanismos causales. La ciencia fundamental necesita la clínica para escoger las direcciones de investigación más urgentes o las relaciones, a veces escondidas, más importantes (epidemiología).
Cuando una motivación para efectuar un comportamiento particular es muy fuerte, y que un factor interno (conflicto entre 2 motivaciones) o externo (“thwarting”; p.ej. ausencia del substrato adecuado, barrera) lo impide, el comportamiento se repite. Normalmente según las leyes del aprendizaje, el comportamiento particular debería parar si no hay recompensa.
Lo curioso es que a veces un esquema motor aumenta, se repite, se vuelve más sencillo en su forma, se ejecuta según un ritmo fijo, aunque -aparentemente- no sirve para nada. Las ES encuentran su origen en las actividades de desplazamiento y en los movimientos de intención. Si las ES no están producidas por un traumatismo, un tumor, o psicofarmacología, las ES son un buen índice de que el organismo está pasando, o ha pasado, por una frustración crónica.
Tradicionalmente las ES han sido “tratadas” de manera sintomática, es decir, sin buscar su causa, impidiendo de manera mecánica que el caballo las ejecute (hilos eléctricos, collares que impiden el movimiento, verjas especiales encima de la puerta, cortar quirúrgicamente nervios o músculos, collares eléctricos, etc.). Ahora, veterinarios empiezan a usar más la psicofarmacología.
El conocimiento es todavía empírico. Diferentes drogas bajan el nivel o paran las ES, pero no de manera permanente. Como en la psiquiatría humana, algo tiene también que cambiar en la vida del paciente, o por lo menos, la percepción del ambiente por el paciente.
Encontrar la razón precisa causal de una ES en un individuo particular puede ser muy difícil. Hay que descubrir qué motivación se frustra. Esto es más fácil con animales cuyo comportamiento se conoce bien.
La epidemiología puede ser muy útil. Entre 5 y 15% de las populaciones estudiadas mostraban ES. Diferentes estudios han encontrado correlaciones significativas positivas con los factores siguientes: ausencia de paja, poco o ningún contacto social, poca comida fibrosa, mucha comida concentrada, número de caballos por entrenador. Una correlación no es sinónimo de causalidad.
En una segunda fase, hay que descubrir el mecanismo causal. A veces, se encuentran correlaciones curiosas: en Inglaterra se encontraban más ES en empresas con menos de 75 purasangres. Quizás pequeñas empresas tienen menos empleados y los caballos reciben menos entrenamiento.
Comer madera merece un comentario particular. Puede ser una ES, pero puede ser también un comportamiento de ingerir normal que molesta. En un estudio en Suecia, no hemos encontrado las mismas correlaciones con comer madera y con aerofagia o balancearse.
El temperamento juega un papel importante: las ES son más frecuentes en purosangres que en trotones. También en sementales, pero éstos son más aisladas. Un número de caballos menores de 2 años muestran ES, y muchas veces muy deprisa después del destete. No sabemos si es el estrés del destete mismo o las condiciones de vida posteriores del potro (aislado o jugando con otros).
Algunos autores piensan que existen predisposiciones genéticas en caballos. Hay pocos estudios buenos y debemos recordar la diferencia entre un efecto genético y un efecto maternal o del ambiente pre- o postnatal. Hay más posibilidades que un efecto genético pase por el temperamento y no por un efecto directo.
No tenemos pruebas de que el factor imitación pueda ser importante. De todas maneras, es difícil imaginarse que un individuo va a imitar a otro si no está él mismo en condición de frustración.
El acondicionamiento es posible. Por ejemplo cuando un caballo patea la pared o su puerta oyendo las señales de la distribución de comida, el hecho de dar de comer recompensa este comportamiento. En este caso hay que esperar y dar de comer cuando el animal ha parado.
Es importante recordar que una ES puede emanciparse de la situación causal. Es decir que los factores causales han desparecido pero que el comportamiento permanece. Cuando un animal empieza una ES, hay que cambiar lo más rápidamente posible su ambiente (alojamiento o relaciones con el hombre). Hay personas que pretenden que el alojamiento tradicional del caballo no es responsable de las ES, porque se ven caballos con aerofagia pasando todo su tiempo en el prado. Una anamnesis muestra normalmente que la ES ha empezado antes en el establo.
El caballo pasa la mayor parte de su tiempo pastando. (Las vacas tienen la ventaja de la rumia.) Lo que falta a la mayoría de animales cautivos es la parte “apetitiva” en la secuencia comportamental. Reciben su comida (fase de “consumo”) sin buscarla y comen muy deprisa. La conclusión principal es que el mejor tratamiento contra las ES es que el caballo tiene que ocuparse: pastar o trabajar. No necesita cambio, pero ocupación. Al lado de la doma incompetente, pienso que todo lo descrito es el mayor problema de bienestar del caballo moderno. Muchos caballos de silla pasan su tiempo toda la semana encerrados y los propietarios los montan una o dos horas el fin de semana y exigen que se quede tranquilo.
Cuando el prado o el trabajo no son posibles, hay que intentar cualquier cosa para que tengan más tiempo para comer. Por ejemplo dar heno en redes con pequeños agujeros. Las ramas ocupan caballos durante horas. El “Equiball” baja mucho la frecuencia de ES, pero a veces hay caballos que se vuelven más agresivos cuando quieren proteger esta fuente de comida.
Al principio, hemos dicho que las ES “aparentemente” no sirven para nada. No tenemos pruebas, pero diferentes estudios indican que algunas ES, en algunas especies, quizás tengan una función homeostática de adaptación al estrés.
McGreevy et al. han demostrado que caballos con aerofagia no ingieren aire de verdad. El bolus de aire baja en el esófago y vuelve. No llega al estómago. La dilatación del esófago esta conocida por inducir una estimulación parasimpática. Por otra parte, hemos observado que el ritmo cardíaco baja al momento que un caballo empieza la aerofagia.
Se ve una contracción del diafragma. Quizás otro mecanismo sea que el caballo ejecute una maniobra de Valsalva. Es una técnica de respiración usada por personas con taquicardia. No es parasimpática, pero funciona por un cambio de presión sobre el corazón.
Si es verdad que las ES son mecanismos de adaptación, puede ser peor tratar de manera sintomática.
En resumen, es complicado quitar estos problemas, yo he probado soltar a los caballos con vicios al aire libre con otro caballo de confianza que les mantengan entretenidos, la verdad que mejoraron mucho pero al regresar al box siempre tienden a repetir sus manias, es mejor prevenir así que antes de tener un caballo aburrido tomen medidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada