sábado, 3 de noviembre de 2012

La alta escuela.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, el blog de los amantes del caballo y su buen manejo, por petición de mis amigos de México hoy hablaremos de la disciplina hípica llamada Alta Escuela que muchas personas confunden con la doma clásica o dressage.
Aquí explicare sus orígenes y en que consiste hoy en día, también sus diferencias con la doma clásica (Dressage).

La "Alta Escuela" es una rama de la equitación de las más antiguas que se conocen, esta disciplina proviene de la doma de guerra que se empleaba en el siglo XVI cuando se creo la caballería ligera como respuesta a las recién inventadas armas de fuego (que entonces no eran tan precisas como lo serían siglos más tarde) los cuerpos de caballería hasta entonces se formaban por lanceros con caballos pesados que en formación cerrada de combate aplastaban a la infantería enemiga con sus lanzas. Cuando aparecieron los cañones y las armas de fuego más ligeras como los trabucos, arcabuces, etc... la formación cerrada de lanceros ya no tenía el efecto arrollador de antaño, ahora eran blanco fácil de estas nuevas armas, los jinetes eran incapaces de girar los caballos en plena carga, no podían evitar así el fuego enemigo si venía de sorpresa y los animales se pegaban mucho unos a otros y una sola bala de cañón podía derribar a varios caballos de una vez.
Esta caballería pesada ya no servía como arma principal como en la Edad Media, desde el siglo XVI la caballería se utilizó como arma ofensiva cuando el enemigo se retiraba o no estaba parapetado con artillería, se convirtió en un arma para atacar por sorpresa o para rematar operaciones de infantería, ya no era el arma principal de ataque como lo fue en la antigüedad, por este motivo el guerrero a caballo fue aligerando su equipo, ya no llevaba la pesada armadura, ahora una simple coraza lo protegía y la pesada lanza fue poco a poco utilizándose menos, ahora la espada y el trabuco eran sus principales armas, esta nueva caballería necesitaba un tipo de caballo más ágil y una monta de más rápida respuesta pues la acción de combate se basaría entonces en rápidas escaramuzas y maniobras de hostigamiento no de ataque directo.
Muchas veces el guerrero a caballo se veía rodeado de soldados a pie a los que tenía que combatir para que no lo desmontaran y otras se enfrentaría a otros jinetes en duelos a espada en pequeños combates.
En este momento empiezan los jinetes a pensar que ejercicios les pueden salvar la vida, ahora dependen más de la pericia individual de cada uno y no de la fuerza del grupo como se combatía antaño.
En este periodo aparecen las primeras escuelas de caballería, se enseñara al caballo el arte de la guerra pero también será instruido en la ligereza y la manejabilidad para convertirlo también en un caballo de entretenimiento para los desfiles de la corte, será entonces un caballo para los tiempos de guerra que también se lucirá en la paz.

Ahora podemos entender porque muchos de sus ejercicios están originados en esa clase de entrenamiento bélico; es por eso que existen movimientos que consisten en conseguir que el caballo cocee (la cabriola) para golpear así al enemigo que ataca por detrás, cuando los caballos se ponían de manos de diferentes maneras lo enseñaban para evitar el ataque frontal de infantería y los giros sobre los pies (medias piruetas) servían para atacar y huir etc...
El primer maestro de alta escuela más reconocido fué el francés Antoine de Pluvinel del siglo XVI a este le siguió otro jinete francés La Guérinière en el siglo XVIII que escribió un tratado completo de equitación, antes de estos dos genios de la equitación hubo jinetes famosos como el italiano Pignatelli y el duque de Newcastle en Inglaterra. Pero siglos antes de estos jinetes ilustres del final XVI no se conoce el nombre de ningún maestro de alta escuela, pero si hay datos del siglo XV en los que se mencionan a los caballos y jinetes españoles como los mejores para el adiestramiento de guerra en esa época ya que según palabras del maestro Altstadt  no conocieron la paz durante siglos y aprendieron técnicas de los musulmanes que luego perfecionarían.

La Alta Escuela se desarrolló más como un arte a partir del periodo Barroco, cuando los caballos de perfil acarnerado, crines exuberantes y formas redondeadas se pusieron de moda; razas como los Andaluces y Lusitanos, se distribuyeron por toda Europa dando lugar a otras razas "Barrocas" locales, como los Lipizzanos en Austria, los Klaruber en Hungría. Su fin era entretener a la nobleza absolutista de la época con la ejecución de ejercicios muy concretos de doma en un picadero en donde todos pudieran contemplar el espectáculo.

En cada país en donde se practica históricamente hay diferentes escuelas. Tenemos la Francesa de La Cadre Noir, y la Escuela Española de Viena en Austria, son diferentes, aunque en esencia tienen el mismo origen. La Escuela española fue fundada en 1572 (durante el reinado de Felipe II, rey de Austria y por tanto con familia en Austria, Hungría y otros países en donde se implantó este tipo de doma) pero no fue hasta 1918 que no se abrió al gran público.
La Cadre Noir en cambio se fundó en 1828 y desciende de la Real Escuela de Equitación Francesa fundada por el maestro antes citado François Robichon de La Guérinière hacia 1731 en Versalles, durante el reinado de Luis XV de Francia.

Gracias a la alta escuela tenemos el deporte moderno que llamamos hoy doma clásica, pues la doma clásica es la evolución y simplificación de la doma tradicional de las cortes de Viena y Francia que tenían su influencia en toda Europa.
Con el paso de los años y la aparición de razas nuevas para el deporte muchos usos tradicionales desaparecieron y otros evolucionaron de esta forma se separa definitivamente la alta escuela de la doma clásica a finales del siglo XIX siendo esta ultima disciplina olímpica en el siglo XX evolucionando de forma distinta en reglamentos, vestimenta del jinete y aparejos del caballo.
La doma clásica se va convirtiendo en un deporte de masas, accesible al gran publico con unas normas y reglamentos iguales en todos los países del mundo, mientras la alta escuela sigue fiel a sus raíces, tradiciones, vestimenta y escuelas originales en donde se perfecciono de forma casi inalterable al paso del tiempo.
La doma clásica comparte con la alta escuela estos ejercicios:
Apoyos, espalda adentro, pasos atrás, cara al muro, grupa adentro (travers y renvers), piaffe, passage, piruetas y cambios de pie.
La Alta Escuela además añade la elevada, la corveta, la cabriola, el paso español y trabajos con riendas largas.
La alta escuela consta de tres años de entrenamiento. En la primera etapa se le enseña al jinete y al caballo la equitación directa (pasos normales manteniendo postura y asiento elástico); En la segunda etapa se enseña al jinete a controlar su caballo manteniendo ritmo y elasticidad. Se le instruye al jinete y caballo pasos y vueltas que incluyen la pirueta, la passade, el passage y el piaffe. La tercera etapa se concentra en maniobras exigentes como la cabriole (el caballo da un brinco con sus piernas delanteras bien dobladas contra el cuerpo y las traseras estiradas completamente), la ballotade o corveta (son brincos pero esta vez las patas delanteras y las traseras deben estar dobladas con los cascos visibles), y la croupade (son brincos pero esta vez las patas delanteras y las traseras deben estar dobladas bajo el vientre de modo que no se vean sus cascos).
En el siglo XX aparece en España la Escuela Andaluza del Arte Ecuestre y esta disciplina se hace más popular gracias a sus espectáculos y cursos, actualmente junto a Portugal e Italia, es uno de los países en los que hay más competiciones de alta escuela.
También en México y Brasil hay mucho interés por la Alta Escuela pues los caballos españoles y lusitanos son muy valorados allí.
En cuanto a la forma, hay diferencias sobre los uniformes, medidas del picadero, movimientos o razas de caballos según sus variantes. En España y Portugal se usan caballos PRE y Lusitanos, y los arreos son los típicos de estos países, pero en Austria se usan caballos Lipizzanos y la exhibición de más renombre se hace en el picadero de Invierno, construido por el rey Carlos VI en 1729. En Francia, las razas suelen ser del tipo Silla Francés, no tan barrocas, y suelen practicar también a cielo abierto.

Debido a que no es un deporte olímpico y su históricamente carácter tradicional ha hecho que la Alta Escuela sea un tipo de doma menos popular y conocida, esta más cerca del espectáculo que del deporte y un buen caballo de Alta Escuela que haga bien todos los ejercicios es muy caro y difícil de conseguir pues se convierte en algo casi único y especial de lo que uno no se quiere deshacer si ama la doma tradicional.
Actualmente se practica en diversas partes de Alemania, España, en Francia, Portugal, Austria y recientemente en Sudáfrica, México y Brasil. Siempre con caballos Ibéricos o barrocos (Frisones, PRE, PSL, etc..)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada