lunes, 17 de diciembre de 2012

Adiestrar el caballo para el salto.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, el blog del jinete, del amigo del caballo y su buen manejo. En esta entrada voy a hablarles de como preparo y entreno los caballos destinados al salto de obstáculos, disciplina que debemos de conocer los jinetes completos aunque nuestra especialidad sea la doma clásica.
En mi carrera profesional me han encargado varias veces preparar caballos de salto y mi primer trabajo fué en una cuadra de caballos de competición de salto, allí aprendí a mejorar mi estilo y las técnicas que aquí voy a contarles.
Los caballos nacen con diferentes cualidades que los pueden hacer agiles para saltar, la tarea del jinete es desarrollar esas cualidades, darle confianza al caballo para saltar toda clase de obstáculos y lo más importante prepararlo para saltar con su jinete arriba.
Un caballo cuando salta correctamente entra en calma pero impulsado al obstáculo, parece hacerlo sin esfuerzo. Durante los últimos trancos antes de la batida estira el cuello y la cabeza hacia adelante y hacia abajo y los levanta cuando eleva el tercio anterior. La musculatura de los posteriores y las articulaciones de la cadera, el corvejón y las cuartillas empujan al caballo hacia arriba y adelante sobre el obstáculo.
Durante la batida y el planeo, el dorso del caballo debe redondearse y no hundirse, siendo la cruz el punto más alto, con la cabeza y el cuello estirado hacia adelante para ayudar  a mantener su equilibrio.
Al descender, la cabeza y el cuello se elevan ligeramente y las manos tocan el suelo, una detrás de la otra, seguidas por los posteriores.
Este estilo es el más eficaz para el caballo y requiere el mínimo esfuerzo, pero hace falta tiempo para fortalecer esta musculatura y desarrollar la flexibilidad que le permita saltar de esta manera.
Un entrenamiento precipitado suele resultar en un desarrollo muscular incorrecto, un estilo poco eficaz y perdida de confianza que terminará en rehúses.
Los músculos que debemos desarrollar son:
-Músculos de la parte superior del cuello del caballo.
-Músculos de las espaldas y antebrazos.
-Músculos dorsales y lumbares.
-Músculos de la grupa y posteriores.
Programa de entrenamiento:
Trabajos de adiestramiento en pista, paseos por el campo, subir y bajar cuestas y salto de obstáculos fáciles.
El primer año de doma perfeccionaremos la manejabilidad del caballo con ejercicios de adiestramiento, cuidaremos las transiciones, la puesta en mano y el galope cadenciado.
Durante este trabajo en pista se pueden pasar barras de tranqueo al trote y galope.
Saltaremos obstáculos fáciles hasta que el caballo tome confianza, el primer contacto con el obstáculo del potro yo recomiendo que sea con el caballo en libertad en una manga o a la cuerda sin jinete.
Saltar debe ser dibertido para el caballo por lo que no le exigiremos demasiado, no lo agotaremos.
Cuando el caballo salte con técnica los saltos sencillos pasaremos a los más complicados como los fondos, las calles a dos y luego a tres saltos pero siempre a una altura que el caballo salte sin demasiado esfuerzo ni temor.
Al potro no lo intentaremos colocar en una posición determinada ante el salto ni intentaremos influir en el número de trancos que de al aproximarse a las combinaciones, solo nos preocuparemos de que entre recto y que el jinete permanezca lo más quieto en la posición correcta con un contacto suave de riendas. 
Importante: ritmo, impusión y equilibrio (no correr ni frenar ante los saltos).
Cuando trabajemos el trote con barras de tranqueo en el suelo mejoraremos el dorso del caballo, las distancias entre barras seran de 1.30 m. para un caballo normal al trote, para uno grande o más torpe podemos pasarlas a 1.50 m. de separación entre ellas.
Cuando empecemos a saltar los primeros saltos usaremos una barra de llamada delante del salto a 3m. sin tranco o a 6m. con tranco.
Cuando salte mejor no necesitaremos barra de llamada y pasaremos a las combinaciones de saltos a dos y a un tranco, siempre a una altura fácil.
El objetivo es que el caballo salte con buen estilo y una batida correcta, calma y buen ritmo.
A estos saltos fáciles entraremos al trote aunque terminemos al galope, cuando saltemos más alto sera al galope todo el recorrido, cambiaremos las distancias y variaremos las formas de los obstáculos buscandolos más llamativos y coloridos para hacer más valiente al caballo.
Cuando el caballo sumiso salte con estilo los recorridos de más de 5 esfuerzos pasaremos a trabajar la velocidad adecuada para preparar la competición, debemos saber acelerar pero también reducir el ritmo cuando queramos.
Superada esta fase primera ya estaremos listos para trabajar la altura adecuada al concurso que vamos a participar y a la edad del potro.
Tabla semanal:
Lunes: Cuerda/ Martes: Adiestramiento/ Miércoles: saltos fáciles/ Jueves: trabajo al galope en pista de 20 minutos y paseo al paso de 30 minutos subiendo alguna ladera/ Viernes: saltar recorrido/ Sábado: Adiestramiento/ Domingo: concurso (saltos dificiles o más altos, Importante: no agotar al caballo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada