miércoles, 2 de enero de 2013

El caballo Barroco

Amigos y seguidores de este nuestro blog, me gustaría completar el artículo anterior que escribí acerca de la alta escuela con el tema que vamos a tocar hoy, en esta entrada les hablare de los caballos Barrocos y haré algunas aclaraciones que creo oportunas sobre el tema de equitación clásica y alta escuela pues algunos lectores de nuestro blog me han comentado unas dudas a las que me gustaría contestar.
La cuestión que me plantearon fue: si la equitación clásica empieza con Jenofonte en la antigua Grecia y en el siglo XVI se convierte en alta escuela para más adelante convertirse en dressage (Doma clásica) en nuestros días.
De este tema hemos hablado ya bastante en nuestro blog, históricamente el termino equitación clásica hace referencia a todos los orígenes del deporte hoy conocido como dressage desde la Grecia clásica (según los documentos escritos por Jenofonte que nos demuestran que ya sabían hacer "piruetas, medias vueltas, ataques relámpago y retiradas)" hasta el siglo XX en que una forma de montar a caballo se convierte en deporte olímpico adaptandose a los tiempos modernos.
El termino Alta Escuela no aparece en ningún documento escrito hasta el siglo XVI, los jinetes de esa época completaron la equitación "a la jineta" con los saltos de escuela (corveta, cabriola...) que alcanzarían su etapa más solida y elaborada en el siglo XVIII, los maestros diferenciaron las enseñanzas con dos términos "la baja escuela" y la "alta escuela" recordemos que el adiestramiento del caballo era para uso militar y en tiempos de paz para la caza. Las personas de esa época que usaban el caballo para desplazarse, si no eran militares, no enseñaban a sus caballos alta escuela, ni siquiera pasaban del nivel 1 lo que practicaban.
En la baja escuela entrarían los ejercicios básicos, paso reunido, trote de trabajo, galope reunido, figuras de picadero como círculos, desplazamientos laterales... y en la alta escuela los caballos aprenderían todo aquello más el piaffe, la elevada, la corveta, la cabriola... osea aires elevados e incluso saltos en el aire como la cabriola por eso el termino "alta escuela", entonces esta nace durante los siglos XVI y XVIII porque aparecen nuevos ejercicios. La alta escuela se practica menos durante el siglo XIX solo se enseñan los ejercicios de aires elevados a unos pocos caballos en las escuelas tradicionales como la de Viena y la francesa de La Cadre Noir que son las únicas que sobrevivieron. En el resto de escuelas la mayoría de caballos aprenderían de doma todos los ejercicios abanzados menos los saltos de escuela (cabriola, corveta, elevada) incluso algunos jinetes de finales del XIX consideraban ya la alta escuela como "doma de circo" incompatible con los modernos caballos de sangre caliente que comenzaron a criarse entonces.
Entendiendo bien esta historia comprendemos como la equitación clásica ha evolucionado desde la antigua Grecia hasta hoy, manteniendo los mismos principios pero añadiendo en cada época más ejercicios y según las necesidades del momento muchos de esos ejercicios se dejaron de practicar y otros se mejoraron, así hasta que se crearon los reglamentos y manuales de dressage que garantizan la practica correcta de este deporte desde principios del siglo XX hasta hoy. La FEI los revisa cada cierto tiempo para las competiciones internacionales y los juegos olimpicos.
Resumiendo para el tema que hoy tratamos, la alta escuela nace en el siglo XVII y se consolida durante todo el siglo XVIII solamente en Europa, este periodo histórico es conocido como el Barroco, es una equitación militar que fue solo útil en su tiempo y se practico más adelante por minorías solo por tradición. Actualmente se practica en las escuelas tradicionales y por aficionados por todo el mundo que han creado sus propios reglamentos para sus competiciones, no es un deporte olímpico y hay diferentes uniformes al contrario que en el Dressage que este es único.
Los jinetes del Barroco montaban caballos del tipo Ibérico, de formas redondeadas y aires más elevados, estos caballos eran principalmente Andaluces y Napolitanos, de estos caballos nacerían las razas barrocas que hoy conocemos como: el Caballo Español, el Lusitano, el Lipizzano, el Frisón, el Kaldruby y el Frederiksborg.
Características del caballo barroco:
Son caballos de formas redondas, cuellos largos, arqueados y anchos, colas y crines largas y abundantes, grupas redondas y la inserción de sus colas es baja, aunque la mayoría parecen robustos son caballos ágiles y muy inteligentes, tienen generalmente buen carácter y son muy trabajadores, tienen mucho talento para la reunión y son muy flexibles.
Sus movimientos son más elevados que amplios con un juego de rodillas aveces exagerado sus dorsos suelen ser más bien tirando a cortos y no muy rectos haciéndoles así caballos muy cómodos de montar.
Un buen caballo barroco debe de ser proporciones armónicas, de cuerpo ni muy corto ni largo, que de la sensación de entrar en el marco de un cuadrado perfecto.
Defectos:
Los caballos barrocos tienen tendencia a perder peso bajo determinadas condiciones, si no se trabajan adecuadamente pierden musculatura con facilidad, son caballos con menos fondo y capacidad pulmonar que los caballos de sangre caliente modernos, tardan más en madurar y ganar fuerza física que otras razas, pero un caballo barroco bien entrenado desde potro es más espectacular y ágil que muchos caballos modernos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada