domingo, 9 de marzo de 2014

El caballo en America.


Caballo criollo en Paraguay.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, el espacio dedicado al mundo del caballo su historia y adiestramiento, esta semana me gustaría hablarles de un tema que me parece muy interesante, me refiero a la llegada del caballo al continente americano.
Si investigamos en los libros de hipología y leemos la teoría de la evolución desde que apareció  el primer caballo hasta que adquirió el aspecto que hoy conocemos,  llegamos al momento en el que el caballo se extiende por si solo a lo largo de todo el planeta,  este periodo es muy largo y en su fase intermedia hace millones de años, el hombre aún vivía en cavernas e incluso se alimentaba de él.
Misteriosamente el caballo se extinguió del continente Americano  y hasta pasados miles de años no regreso a sus tierras como lo conocemos hoy.
Si leemos los libros de los prestigiosos hipólogos Prado (1914) y Cabrera (1945) confirmamos lo que la historia de América  nos ha dejado escrito: el primer grupo de caballos llego al continente Americano en el año 1493 en el segundo viaje de Colón, llegando primero al territorio que hoy conocemos como las Antillas.
Allí se reprodujeron con éxito y fueron llevados a la actual Jamaica y México, lugares desde donde la corona española concedió los caballos suficientes a los conquistadores para llevar a cabo sus arriesgadas expediciones al interior del continente americano. 
Desde México el caballo llego al norte y un siglo más tarde los ingleses y franceses introdujeron más caballos en Norteamérica.
Por el rio de La Plata hacia Buenos Aires y por el río Paraguay hacia Asunción llegaron con las expediciones españolas los caballos al Sur del continente.
Desde Perú hacia Chile de manos de Pedro de Valdivia llegaron más caballos.
En apenas doscientos años el caballo se extendió por todo el continente de Norte a Sur, muchos de estos caballos introducidos por los españoles se perdieron durante las guerras de conquista, otros muchos escaparon de los ranchos y campamentos, también fueron muchos caballos capturados por los pueblos indígenas, todas estas situaciones dieron origen a la creación de un nuevo tipo de caballo, el caballo salvaje, que se crío en libertad y se adaptó al medio en diferentes zonas del continente.
Según la zona geográfica en donde se encontraban estas manadas de caballos salvajes  recibieron diferentes nombres, por ejemplo en la zona de la Pampa Argentina y el Cono Sur en general se les conocía como “baguales” en  otras zonas hacia el Norte  se los llamaba “mostrencos” en Santo Domingo “cimarrones”  y en Norteamérica se los llamo “Mustang”.
Mustang es la corrupción de la palabra castellana “mesteño” con la que se designaba a los caballos de “la Mesta” que fue una antigua institución medieval fundada en el siglo XIII por el rey Castellano Alfonso X, esta institución administraba los terrenos comunales en los que se apacentaba el ganado, este ganado estaba formado en su gran parte por rebaños de ovejas y en menor medida por vacas y caballos.
Popularmente en aquella época en Castilla a los animales que pastaban libres sin dueño se los denominaba como “mesteños” porque al no tener propietario conocido pertenecía al estado o a la comunidad ganadera (La Mesta). Este término  de “mesteño” se trasladó a América y se afinco en el México colonial.
Las tribus Norteamericanas se familiarizaron con estas manadas de caballos salvajes y pronto aprendieron a montar, cazar y guerrear a caballo.
Para los comanches, cherokees, sioux, apaches, cheyennes y otras tribus, el caballo fue la principal riqueza, medio de transporte y vehículo inmejorable para la caza del búfalo.
Lo mismo paso al Sur con los Pampas,  los Araucanos, Ranqueles… eran pueblos indígenas que al convivir con el caballo salvaje se convirtieron en tribus equitadoras, su subsistencia desde ese momento giro en torno al caballo.
Al principio fue el caballo la herramienta del  europeo para explorar y colonizar el nuevo continente y años más tarde se convirtió en el medio de subsistencia del indígena incluso su principal medio de defensa y ataque frente al hombre blanco.  
El caballo ayudo a la supervivencia de las tribus de las llanuras gracias a él prolongaron las guerras de resistencia en Norteamérica y en el Sur, los llamados “Malones” (guerrillas y pillaje de los nativos contra los estancieros criollos y blancos) hasta finales del siglo XIX.  
La abundante literatura sobre la conquista del Oeste en Norteamérica nos deja episodios en los que se narran las aventuras de los indios y sus caballos “Mustang”.
 Estos caballos eran de mediana alzada, con cascos muy duros que no necesitaban de herrajes  estaban acostumbrados a comer poco y a soportar condiciones extremas.  
Cuando el ejército de los Estados Unidos intentaba someter por la fuerza a los nativos utilizo como arma a la caballería, esta se enfrentó a los jinetes indios que demostraron su superioridad en combate a pesar de no tener apenas armas de fuego, los indios norteamericanos resistían los ataques y cuando podían respondían  hostigando al enemigo causándoles notables perdidas.
El guerrero indio atacaba velozmente, huía, conocía bien el terreno y se perdía en la llanura pasaba días escondido apenas sin agua y sus caballos resistían los rigores mejor que los delicados caballos de raza del ejército norteamericano que se tenían que retirar siempre por no poder alcanzar a su enemigo.
La victoria más conocida de los nativos norteamericanos en las llamadas “Guerras Indias” fue la del Little Big Horn en Montana, allí el jefe piel roja Caballo Loco derroto al séptimo de caballería y acabo con la vida del Coronel Custer.
Este hecho y otros similares hicieron que el gobierno Norteamericano decidiera exterminar a las manadas de caballos salvajes para así someter a los comanches y quitar a los indios su orgullo, riqueza y velocidad.
Este es un episodio trágico en la historia del continente, no solo el hombre blanco intento exterminar a los indios norteamericanos también extermino manadas de caballos en su afán de dominarlos.
Pero no todo fueron en la historia del caballo guerras y conquistas, debemos a los caballos buena parte del progreso que se consiguió en todo el continente, gracias al caballo se desarrolló la agricultura y se extendió el comercio y las comunicaciones de Norte a Sur.
Los caballos fueron los que transportaron los materiales y railes del ferrocarril  que cruzo Norteamérica  de Este a Oeste favoreciendo así su progreso.
En la actualidad en todo el continente Americano se crían caballos para el deporte (salto, adiestramiento, endurance, polo…) también para el trabajo en el campo y la monta tradicional como la monta criolla, el rodeo y la monta wéstern.  
Se importan cada año de Europa cientos de caballos para la cría y el deporte, también se fomentan las razas locales como la criolla y el paso fino.
El caballo sigue ofreciendo un modo de vida y sigue siendo muy importante en la cultura y el ocio de todos los pueblos americanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada