domingo, 14 de agosto de 2016

El caballo PRE, una opción para el deporte?


Grandioso en Rio 2016
Amigos y seguidores de este nuestro blog, en este artículo le voy a dar mi visión de como se debería manejar la cría del caballo PRE, si queremos que este llegue a la alta competición.
Todas las razas de caballos se mantienen y se crían con un objetivo, por ejemplo, el caballo PSI (Pura Sangre Inglés) se cría para las carreras.
Cuando un grupo de criadores tiene un objetivo común, buscan en sus caballos cualidades físicas y genéticas dentro de los estándares aprobados de una raza.
Si una persona decide criar caballos, debe tener en cuenta varios factores, entre ellos, uno de los más importantes: ¿Cuál es el fin de criarlos?
En la mayoría de los casos, el objetivo es la venta, entonces un criador debe saber qué tipo de caballo tiene más demanda entre los aficionados a la equitación.
Los deportes hípicos con más éxito en la actualidad, son el Salto, el adiestramiento (dressage) y el concurso completo, las tres disciplinas son olímpicas.
Para afirmar estos datos, me baso en el número de participantes en pruebas internacionales; estas tres disciplinas son las que mayor representación tienen en juegos olímpicos.
Un criador de caballos de raza, se tiene que especializar en un campo; la mayoría vende caballos para el deporte. Hay un número importante de criadores de caballos de salto en todo el mundo y suelen venderlos a precios altos; estos ejemplares cumplen con determinadas cualidades, se supone que son hijos de caballos de probada eficiencia en el salto, que pertenecen al grupo de caballos de razas abiertas, (ejemplo: holsteiner, silla francés...). Aquí tenemos entonces un campo en el que un criador se especializa, este a su vez, puede pertenecer a un grupo definido de criadores que se asocian con un interés común para mantener un criterio selectivo, agrupado dentro de los parámetros que forman una raza, ejemplo: criadores de caballos de raza westfaliana para salto.

El objetivo de la crianza del caballo PRE, es conservar las cualidades físicas y las características raciales; se crían caballos dentro de lo que se conoce como raza cerrada, es decir, solo entre caballos registrados como PRE; no se puede meter sangre de otra raza para mejorar esta, o conseguir alguna cualidad extra, como se hace en otras razas abiertas.

Sin embargo, por mantener la pureza de una raza se corren varios riesgos, primero: problemas de consanguinidad; y segundo: la limitación a la hora de mejorar cualidades físicas que no se encuentran dentro de la raza.

 ¿Cómo mejorar entonces las cualidades físicas del PRE?

Empezando con la elección del semental y de la yegua que este cubrirá.
Un buen ganadero debe de conocer a sus yeguas y también debe tener suficiente información sobre el semental elegido para cubrirlas.
Solo de esta manera, se podrá mejorar en el potro por nacer, los puntos débiles de la madre y del padre.
Ejemplo: para una yegua con dorso largo y extremidades cortas, buscaremos un semental comprobadamente de dorsos cortos y extremidades más adecuadas en su descendencia.
Si tenemos yeguas muy correctas en su morfología, buscaremos entonces mejorar los puntos débiles de su descendencia.
Ejemplo: cruzar yeguas y caballos con buen paso, buen trote y galope, buscar sementales con fuerza en los posteriores y que transmitan un carácter adecuado para el esfuerzo que requiere el deporte, es decir, que no sean demasiado asustadizos, para que se puedan concentrar, ni demasiado calientes, para que no se desgasten rápido.

 El caso ideal sería siempre cruzar yeguas con estas aptitudes, con caballos con las mismas, así, el margen de error sería mínimo y estaríamos mejorando los puntos débiles del caballo como raza.

El objetivo de la cría:

El objetivo de cualquier criador es conseguir que sus caballos se vendan con facilidad.
En el caso del caballo PRE le podemos añadir un objetivo más, la preservación de las características raciales propias del caballo que motivan criadores amantes de esta raza.
Hasta ahora, el éxito de otras razas, ha radicado en los éxitos deportivos, tanto de sus reproductores, como de sus descendientes, en resumen: los triunfos deportivos atraen compradores; premios es igual a calidad y esta tiene un precio.

En el caso del caballo PRE le podemos añadir como incentivo los trofeos que se otorgan a los caballos en los concursos morfológicos que siempre atraen a los compradores y ganaderos.

Hace años, el éxito en la venta de caballos PRE, lo tenían las ganaderías que ganaban premios en concursos morfológicos, sin embargo, para beneficio de la raza, el mercado se ha abierto hacia otras vertientes como las destinadas al deporte. Por este motivo, hoy por hoy, empiezan a tener éxito los ganaderos que ofrecen caballos de silla, es decir, caballos con aptitudes para ser competitivos en los deportes en los que destaca el PRE.

 Actualmente, el PRE destaca en el espectáculo de la alta escuela, en el enganche y en la doma clásica (dressage o adiestramiento). También en el 2014, hubo un caballo PRE que fue campeón de España en concurso completo (eventing).

 Si nuestro objetivo es satisfacer la demanda del caballo deportivo, debemos de criar basándonos en lograr en nuestros caballos las aptitudes físicas necesarias para destacar en el deporte.
Pero como amantes de esta raza debemos también de preservar las características más buenas del caballo para mantener un tipo racial fiel, pero también funcional.

Por este motivo yo creo también que los ejemplares más enrazados se deberían mantener para recordar al PRE antiguo el precursor, pero otro segmento podría enfocarse a la cría de caballos para el deporte, para posicionar más esta raza y abrir campos de acción y mayor mercado.

 ¿En qué deporte centrar nuestra selección?

Mi recomendación es la cría del caballo PRE enfocado a la doma clásica y me baso en cifras, la mayoría de caballos PRE que se venden desde España, hacia otros países europeos, están destinados en su mayoría a este deporte, ya sea de alta competición o práctica de aficionado, pero ya salen con un objetivo fijado, el resto de caballos exportados, la mayoría yeguas, están destinados a la cría.

¿Qué hacer como criador? Vender yeguas para cría no es la solución, el mercado se satura y bajan los precios.

 El caballo PRE en continua expansión.

El caballo PRE está en continua expansión, cada vez se cría en más países y cada año nacen más ejemplares.

Hablemos en cifras: durante el año 2015, se registraron  en la ANCCE 2500 nuevos ganaderos procedentes de varios países, entre ellos como novedad aparecen criadores en Baréin, Estonia, Lituania, Jordania, Brasil.

 La mayoría de criadores de PRE fuera de España, se encuentran en Estados Unidos y México.
Sumando todas las ganaderías activas de caballos pura raza española que hay en todo el mundo, se alcanzan las 30.000 con un total aproximado de 220.000 ejemplares.
Estas cifras son muy respetables, dando una importancia relevante al caballo PRE, ahora estas cifras en expansión también deben de preocuparnos porque debemos de procurar la cría de calidad, no la de cantidad. Los responsables a la hora de valorar como reproductor un ejemplar deben  de ser cuidadosos ya que de ello depende que los ejemplares reproductores, sean para mejora de la raza y no al revés.

 ¿Es el sistema de selección de sementales el adecuado?

En razas de éxito, como el caballo holandés, los sementales pasan por diferentes pruebas que duran días. En dichas pruebas, el criterio más influyente para aprobar un caballo como semental, son sus cualidades para el deporte, el semental que supera las pruebas, obtiene el prestigio necesario para ser considerado reproductor.

En España, las características raciales han tenido mucha influencia hasta hace poco, la tendencia actual, es aprobar como reproductores a caballos más funcionales.

Un buen ejemplo de gestión, lo tenemos con la raza hermana del PRE, me refiero al Lusitano, los sementales aprobados de esta raza tienen un número limitado de yeguas para cubrir por año y según demuestren su calidad a lo largo del tiempo, este irá en aumento hasta llegar al número ilimitado, que lo tendría el mejor ejemplar, un sistema parecido sería interesante aplicar al caballo PRE para disminuir el número de ejemplares con menos cualidades y alejarlos de la cría.

 Cada criador es libre de decidir cómo manejar su ganadería, pero si quiere tener el prestigio de criar caballos de élite, debe elegir bien a sus yeguas y buscar como semental, a caballos contrastados no solo como padres, sino también como deportistas.

 ¿Cómo empezar con la cría deportiva?

Buscando las cualidades físicas óptimas en las yeguas destinadas a la cría y en sus descendientes.
Estas cualidades son: más alzada, más fuerza en el tren posterior, elasticidad, mejores dorsos, mayor musculatura y menos grasa en cuellos y otras zonas útiles para la locomoción.

 Consejos:

Evaluar las cualidades de las yeguas destinadas a la cría, esto solo se consigue domándolas para averiguar con certeza si tienen buen carácter, resistencia y movimientos.
Aprovecharse de los avances en reproducción: inseminar con semen de caballos que estén comprobados que dan hijos deportivos, también transferir embriones de yeguas que den hijos deportivos, para aumentar el número de potros en la ganadería con su genética.
También con la transferencia de embriones, podemos ver rápido con qué semental repetir; imaginen, si en un año, de la misma yegua sacamos tres embriones de tres padres distintos y el resultado de uno nos ha satisfecho, al año siguiente repetiremos con él, pudiendo obtener de él otros tres embriones.
La castración de los caballos que no sean adecuados como reproductores, nos será muy útil para el manejo de la ganadería, pues se pueden juntar en potreros varios de ellos, sin peligro de que se ataquen, además, los caballos criados en potrero nos ofrecen un costo mínimo. Al vender caballos castrados no correremos el riesgo de que se utilicen de forma irresponsable como sementales.

Recuerden, la mayoría de caballos se venden para ser montados, el que estén castrados no será un problema para su venta, pues hay más jinetes que criadores.

Como ganaderos podemos tomar varios caminos, a mi parecer todos necesarios, uno es el de fijar como objetivo la fidelidad racial, otro la funcionalidad  y las cualidades deportivas y mi favorito juntar fidelidad racial con el deporte.

 Ventajas de criar para el deporte

En resumen, criar para el deporte abre mercado. En mi experiencia, conozco el caso de ganaderos que venden al año un semental y dos yeguas en el mejor de los casos y sus clientes son otros ganaderos que están comenzando a criar. Por otro lado, mis principales clientes venden un caballo cada dos o tres meses, la mayoría castrados porque se los venden a jinetes; las yeguas ya domadas, también se venden bien.
La competición es muy importante, es el mejor escenario para darse a conocer y ver si nuestros caballos gustan al público, competir en doma clásica es obligatorio para ganaderos de élite. Hay un dicho popular en España que dice: “Uno se convierte en ganadero cuando tiene la cobra de yeguas de su propio hierro y un caballo compitiendo en nivel San Jorge”.

Algunas de las ganaderías más reconocidas han logrado vender más ejemplares gracias a los éxitos deportivos de sus caballos que han llegado a ser internacionales.
Todo el aficionado al adiestramiento, sueña con comprar un Fuego de Cárdenas.
En el próximo artículo les daré consejos para iniciarse en la competición con caballos PRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada