lunes, 18 de marzo de 2019

Castración y sus consecuencias.

Amigos y seguidores de nuestro blog, en este post quiero hablarles de un tema interesante, la castración en equinos, hay personas que sostienen que es maltrato animal, si conocemos un poco las nuevas leyes que protegen a los animales domésticos podemos entender que la castración es una mutilación innecesaria como el cortarle las orejas a un perro o la cola.
Diariamente se castran en el mundo miles de animales domésticos: gatos, perros, novillos, cerdos y por supuesto caballos.
Hay defensores de los derechos animales que opinan que esta practica no es necesaria y que roza la tortura.
Si buscan información en internet sobre el tema comprobaran que hay más defensores de la castración animal que de la no castración, lo defensores de la no castración son personas defensoras del trato digno al animal pero no son ganaderos ni criadores de vacas o cerdos, ni veterinarios y menos jinetes.
En mi opinión personal, es una salvajada más que hacemos los seres humanos en nuestro afán de dominar y vivir con menos complicaciones con nuestros animales, y que entra dentro de lo que consideramos normal, como consideramos normal matar animales para comerlos o acinarlos en granjas de engorde.
También es algo normal el deporte del boxeo y la lucha que es maltrato también (entre humanos) y el toreo ya no se ni que decir de ese tema, por favor! estamos ya en el siglo XXI, este es el siglo de los veganos, de los naturalistas y de los animalistas, nunca antes en nuestra historia había existido un movimiento tan importante en defensa de los derechos de los animales y de la naturaleza como existe en la actualidad. Me parece que las corridas pronto serán historia... imagínense dentro de cien años seguro que apenas habrá gente que coma carne y todo gracias al cambio climático no a los animalistas, con la desertización y la perdida de cosechas a ver quien es capaz de engordar una vaca, los adultos de dentro de cien años no creo que vayan a tener una buena critica de como gestionamos los recursos del planeta en los últimos sesenta año pero este no es el tema de este artículo, solo les quería hacer pensar un poco y dejarles mi opinión, se bien de lo que les hablo yo he curado muchos caballos castrados en mis veinte años trabajando.
Por qué castrar un caballo? 
En las condiciones de manejo que tenemos a los caballos habitualmente en contacto con otros caballos en los clubs hípicos, por seguridad, los caballos enteros deben estar en boxes especiales que les aíslan de sus demás congéneres  porque los caballos enteros tienen un carácter instintivo que generalmente les vuelve agresivos hacia otros caballos del mismo sexo, si estudiamos un poco el comportamiento natural del caballo cuando esta lejos del hombre vemos que también se pelean los sementales en las manadas criadas en libertad, con la diferencia de que en libertad no llevan herraduras ni tienen una pared que les impida huir si les ataca otro caballo rival. 
Esta es una de las razones, un manejo seguro, el caballo castrado ya puede vivir junto a yeguas y otros caballos castrados sin ocasionarse entre ellos lesiones. 
También hay caballos enteros que por su carácter dominante son peligrosos a la hora de montarse porque no quieren colaborar y se defienden o no se concentran porque se calientan. 
Todos estos problemas desaparecen cuando el animal pierde su virilidad, son unos pocos días de secuelas que deja la operación a cambio de años de tranquilidad junto a otros caballos.
Es un precio pequeño a cambio de un bienestar futuro del animal, que a los humanos también nos interesa, recordemos que los caballos se crían porque los montamos, si no fuera así vaya usted a saber si alguien se los comería. 
En que consiste la cirugía? 
 La castración es una de las cirugías más comunes de los caballos. Éstos pueden ser castrados a cualquier edad pero lo más habitual es hacerlo entre los 12 y los 18 meses de edad. Esta operación puede realizarse como cirugía de campo, siempre y cuando ambos testículos hayan descendido. Si uno de los dos testículos no está presente en la bolsa escrotal, nos encontramos ante un caballo criptórquido el cual es necesario someter a anestesia general en un hospital para poder extraer dicho testículo que puede encontrarse en el abdomen, o bien en el trayecto inguinal.

 La cirugía se realiza en estación y el éxito de la misma reside en tener una buena contención del animal, una buena sedación y anestesia local en la zona testicular, control de la hemorragia, y un buen post-operatorio que será realizado por el propietario del animal.

 La castración suele realizarse con un instrumento denominado emasculador, cuya función es la de aplastar o prensar el cordón espermático para controlar la hemorragia y cortar por debajo de esta zona el resto del área.

 Hay dos técnicas de castración la técnica abierta y la cerrada, la diferencia entre ambas reside en la túnica albugínea o vaginal (que es un tejido conjuntivo blanco, denso y elástico que envuelve al testículo y al epidídimo). En la técnica abierta, esta túnica se abre dejando verse con claridad el cordón espermático, el testículo y el epidídimo, para poder emascular y cortar el cordón espermático. Ambas tienes posibles efectos adversos, en la primera aumenta el riesgo  de infección del cordón postoperatoriamente. En la cerrada se cierra con sutura por lo que es posible la infección de la incisión quirúrgica e hidrocele. 
Existen riesgos o complicaciones?
Los cuidados post cirugía son muy importantes y más si se dejan las incisiones abiertas para que curen por sí solas. Los dos primeros días es importante que el caballo se mantenga tranquilo para evitar así complicaciones, después de este tiempo es importante que se mueva (paseos de la mano) para evitar inflamaciones y favorecer el drenaje de líquidos. Es normal que se inflame la zona es los días posteriores incluyendo el prepucio. También son convenientes las duchas de agua fría para favorecer que la zona no se inflame de manera excesiva. Es importante que las incisiones no se cierren antes de tiempo para favorecer el drenaje de las mismas y evitar así una inflamación mayor y una posible infección. Ayudados de las duchas, favorecemos evitar dicha inflamación y mantener las incisiones limpias así como abiertas, si éstas se cerraran sería conveniente abrirlas simplemente metiendo un dedo enguantado y previamente untado en betadine.

Las complicaciones más frecuentes y menos leves de una castración son la inflamación de la zona escrotal y prepucio y el sangrado post-operatorio, es normal una cantidad pequeña de sangre ocasional saliendo de las incisiones pero un flujo de sangre es demasiado.
Otra posible complicación algo más grave que lo anterior sería una infección. La zona debe cicatrizar de dentro afuera y para ello las incisiones deben estar abiertas favoreciendo así el drenaje. Si la piel cura primero el suero y la sangre pueden acumularse produciendo un medio de cultivo idóneo para las infecciones pudiendo llegar a cordón espermático obligando a tener que realizarse una nueva cirugía.
Y la complicación más grave es la eventración. Esto es cuando un segmento de intestino pequeño viaja desde el abdomen hacia abajo a través del canal inguinal (una pequeña abertura que conecta el abdomen hasta el escroto). En un macho no castrado esto sería una hernia escrotal. En un macho castrado si esto ocurre deja la posibilidad de que este segmento migre y se asome por las incisiones, es una complicación muy grave por la que debería llamar de inmediato a su veterinario.
Mi recomendación personal: 
De todos los aficionados al caballo es conocido que a la mayoría de caballos ibéricos no se les castra por su docilidad, si no se aísla a un caballo entero lo volvemos menos agresivo, también la dieta y el ejercicio ayudan mucho. 
Es cierto que mejora el carácter del caballo pero el caballo agresivo lo va a ser también castrado.
Si tenemos que castrar a nuestro caballo, a los pocos días, cuando de permiso el veterinario, nos conviene empezar a trabajarlo suavemente hasta que a las pocas semanas lo pueda hacer al ritmo habitual, el trabajo ayudara en su curación, pues esta científicamente comprobado que el ejercicio coagula y ayuda en la regeneración de los tejidos en esa zona. 


viernes, 18 de enero de 2019

Las medias paradas.

  Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada les quiero compartir unos
consejos para realizar con más exactitud la denominada media parada, tan importante en el adiestramiento de cualquier caballo.
La media parada como dice su nombre, es una ayuda breve de retención de la impulsión, esta ayuda se da para iniciar una transición, o para detener completamente al caballo.
Mis consejos:
Si nuestro caballo es muy sensible no apretaremos mucho las piernas, usaremos primero el asiento junto con la ayuda de tomar y ceder contacto con la rienda.
La media parada ayuda a aligerar el tercio anterior,  por ese motivo el asiento es fundamental.
Con un caballo frío es mejor utilizar la media parada después de haber impulsado y activar al caballo.
Con caballos con poca suspensión, utilizo más las piernas para subirlo y conseguir más elevación, apenas usó la mano y el peso.
Una media parada normal se debería hacer con las piernas el asiento del jinete y el tomar y ceder de riendas, son unas repeticiones de apenas un segundo de esta ayuda de retención.
Hay caballos muy atentos y sensibles, que solo con apretar la pierna o la rodilla ya van más lento.
Debemos ser delicados con nuestras ayudas para no alterar al caballo, a veces menos es más.
La media parada nos ayuda a equilibrar al caballo en los cambios de dirección.
También en los cambios de pié en el aire (volante) prepara al caballo para el cambio de galope.
Cuando tengamos el trote reunido bien definido, con medias paradas podemos llegar al piaffe.
Del galope al paso podemos llegar con medias paradas desde nuestro asiento y piernas.
Yo no entendería la equitación sin la media parada, por eso les ánimo a que las practiquen a menudo hasta que el caballo las entienda bien y consigan un buen efecto que aligere y de gracia al movimiento del caballo.

lunes, 17 de diciembre de 2018

El juez de doma clásica.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada voy a hablarles de las funciones del juez de doma clásica (adiestramiento) y voy a explicarles el valor de las notas y los aspectos que el juez tiene en cuenta al aplicarlas.
Sin jueces no puede haber un concurso de doma clásica. El juez calificará los ejercicios y ganará la prueba el binomio con mejor puntuación.
La función del juez es calificar los ejercicios y dejar un comentario o explicación a modo de consejo junto a las notas de la reprise juzgada. También decide el ranking del concurso, debe cumplir las normas federativas y juzgar siguiendo la escala de entrenamiento recomendada por la FEI. Entre todos los jueces que juzgan una prueba debe haber buena comunicación, respeto y asegurar el bienestar del caballo entre todos.
Un juez debe analizar cada reprise atendiendo a la edad y experiencia del caballo, observando la regularidad, impulsión, técnica y aplicación de las ayudas.
Un buen juez se conoce bien cada reprise a juzgar y tendrá un esquema listo para comparar con lo que ve en acción.
Es necesaria una preparación mental y las condiciones del entorno deben ser buenas para que no se afecten las condiciones físicas del juez (si hace frío o calor, facilitar un lugar climatizado etc...).
Debe ser positivo en las notas y dejar comentarios constructivos.
Las notas más bajas de 5 hay que justificarlas con el comentario adecuado.
Primero valorará las cualidades y después los errores.
No debe caer en el error de criticar al jinete.
Los comentarios deben ser breves y precisos.
El juez calificará la precisión, los criterios de la escala de entrenamiento, la sumisión, ejecución correcta, grado de dificultad... Y la nota de conjunto con una reflexión final que debería servir como un mensaje que el jinete se tomará como un consejo y una valoración a su esfuerzo.
Valores de las notas: 
1 y 2. Muy malo, resistencias severas, pedir y no hacer, aires incorrectos, mala ejecución.
3. Casí malo, moderada resistencia, poca calidad, errores evidentes.
4. Insuficiente, clara deficiencia del ejercicio pero se ejecutó.
5. Suficiente, el caballo lo hizo casi preciso pero falta calidad.
6. Satisfactorio, cumple el mínimo exigido.
7. Bastante bien, cumple con brillantez lo mínimo exigido cuando ponemos un 6.
8. Bueno, pero falto algún detalle insignificante.
9. Muy bueno, casí perfecto pero algún detalle falto, como la precisión.
10. Excelente, no se pudo hacer mejor.
Juzgando según la escala de entrenamiento :
Ritmo, claridad, regularidad, actividad.
Flexibilidad sin tensión.
El caballo no protesta, no abre la boca ni unde el dorso.
Buen contacto, no va detrás de la vertical, no se esconde, no hay lengua fuera, la nuca el punto más alto.
Impulsión, no precipitación, no arrastre los pies, no al trote pasajeado ni perdida de la cadencia.
Rectitud, tanto en línea curva como en la recta.
Reunión, permanente con libertad de espaldas y la nuca el punto más alto.
Calidad en los tres aires: ni paso amblado , ni galope en cuatro tiempos, ni cojeras, irregularidades o trotes pasajeados.

lunes, 18 de junio de 2018

Los beneficios del masaje en los caballos.

Pueden leer muchos libros con ejemplos prácticos.
Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada les quiero compartir mis experiencias con los caballos que probé los beneficios del masaje.
Muchas veces uno piensa que con el ejercicio diario, la salida al potrero y un buen caminador tenemos al caballo protegido de lesiones y sano físicamente.
Sí, es cierto. Pero la experiencia me ha enseñado que el complemento más efectivo es el masaje y los estiramientos.
Los estiramientos previenen lesiones y los masajes relajan y sanan las zonas más afectadas por el trabajo diario.
Hoy no les voy a describir como hacer un masaje a su caballo, primero yo no soy masajista equino, pero si les voy a contar lo que personalmente pude comprobar.
Por qué hacer estiramientos? Un músculo suelto y flexible es más resistente, permite a las articulaciones mayor libertad, los estiramientos también curan rigidez, dolores y eliminan las toxinas que surgen del sobreesfuerzo.
Por qué hacer masajes? La tensión en los músculos crea pequeños nódulos que producen dolor y si no se activa en ellos la circulación, estos nódulos no desaparecerán, peor aún afectarán a otras zonas musculares.
Un fisioterapeuta equino nos ayuda a completar un entrenamiento de un caballo de deporte y nos puede ayudar a prevenir lesiones y averiguar que zonas del caballo están sufriendo con el trabajo.
También mantiene en óptimas condiciones la musculatura y el masaje crea una relación de confianza y placer con el ser humano que lo práctica.
Un alumno, compró una montura nueva, trabajaba a diario con ella con su caballo, pasado un tiempo el caballo en las transiciones se dejaba los pies y el galope empeoró.
Yo le dije: llama al veterinario y chequearlo, seguro que algo no va bien.
Por mi experiencia, he comprobado que a veces el rendimiento baja a causa del dolor, si el trabajo se hace bien, el caballo nunca empeora.
El veterinario encuentra dolor en la palpación del dorso, pero el caballo a la cuerda marcha sin manifestar dolor, entonces nos recomendó antiinflamatorios.
Yo le recomendé la opinión del fisioterapeuta equino, le llamamos y efectivamente encontró el dolor y la causa: era la montura.
Cambiamos a la anterior que el utilizaba y mejoró su rendimiento, pero ocurrió algo sorprendente, con los masajes y estiramientos que el fisioterapeuta equino le hizo a lo largo del mes, el caballo mejoró también su trote medio, pues con los estiramientos las espaldas ganaron en soltura.
Desde entonces, el dueño aprendió a estirar a su caballo después de montarlo y lo hace cada día, ya no necesita al fisioterapeuta, sólo lo llama cada tiempo para comprobar que todo va bien.
En Internet pueden ver muchos videos que enseñan a estirar, pueden aprender mucho viendo, también hay un libro del método masterson que les recomiendo que lean.

lunes, 14 de mayo de 2018

Flexiones laterales del cuello.

Los ejercicios de flexibilidad del cuello se han realizado desde hace cientos de años. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy quiero hablarles de un tema que considero importante que los aficionados al caballo conozcan y entiendan el motivo porque se hacen las flexiones laterales del cuello del caballo.
He visto muchas veces a jinetes practicarlas de forma incorrecta y abusiva, por ese motivo hoy me animo a explicar como se deben de realizar y por qué.
El objetivo de las flexiones de cuello y nuca es soltar los músculos del cuello que facilitan la puesta en mano del caballo, las flexiones laterales sueltan los ligamentos del cuello, los estiran y flexibilizan, de esta forma conseguimos más agilidad y facilidad para la incurvación y una puesta en mano sin tensión en la mandíbula inferior del caballo.
También las articulaciones y las vértebras cervicales que forman el cuello se sueltan y se flexibilizan de tal forma que al caballo no le cuesta esfuerzo mantener el perfil vertical tan deseado para trabajar correctamente al caballo.
Estas articulaciones son:
La articulación de la nuca permite la flexión y extensión de la cabeza a la altura de la vértebra cervical, también ayuda al caballo a encontrar su equilibrio cuando trabaja y su respuesta positiva a las riendas.
La articulación del axis se encuentra entre la primera y segunda vértebra, es la que permite flexionar la cabeza de lado a lado, aquí tiene lugar la rotación de la nuca.
Las vértebras cervicales restantes hacen posible la flexión de arriba a bajo y de izquierda a derecha y la extensión total del cuello hacia delante y abajo.
Estas articulaciones trabajan en conjunto con ligamentos, tendones y músculos que debemos comprender como funcionan de forma adecuada porque son los que flexionaremos y ejercitaremos para mejorar el rendimiento del caballo.
¿Cómo hacerlo? Cuando nuestro caballo entiende bien los ejercicios como el girar y el cambio de dirección, los círculos y la incurvación, y se coloca adelante y abajo con un perfil en la vertical adecuado, podemos comenzar a flexionar el cuello del caballo a izquierda y derecha con el caballo parado.
Flexionaremos el cuello con la cabeza del caballo no muy baja, la nariz llegara a la altura en donde empieza el pecho y flexionaremos el cuello lateralmente con el perfil en la vertical hasta que veamos el ojo del caballo. Cuando lo consigamos hacer con facilidad cederemos a una postura más cómoda para el caballo, que es poner el cuello recto sin tensión en las riendas.
Haremos este ejercicio a una mano y después a la otra, buscando similitud en ambos lados del cuello.
Después esta secuencia: cuello recto en la vertical, cuello a la izquierda, cuello recto, cuello a la derecha, cuello recto y soltar rienda hasta que la nariz llegue cerca del suelo.
Después de práctica conseguiremos que el caballo entienda y haga de forma rápida sin resistencia, nunca nos excederemos al pedir la flexión lateral ni la vertical, nunca hay que encapotar al caballo ni hacer que mire a izquierda o derecha torciendo la cabeza, si ocurre esto, es recomendable no seguir con las flexiones.
Recuerden tomamos y cedemos con las riendas con suavidad, nunca por la fuerza, debemos conseguir con un suave contacto la respuesta del caballo, si no ocurre así, algo hemos hecho mal en el proceso o simplemente el caballo siente dolor.
Esto puede ocurrir si el caballo tiene la dentadura mal, o dolor en el cuello por haberse trabajado con un hierro inadecuado en la boca.
Cuando un caballo se resiste a hacer algo cotidiano en su trabajo, debemos consultar al fisioterapeuta equino o al veterinario, no culpemos al caballo,  pues si entienden lo que les pedimos siempre colaboran, recordemos que son animales nobles.
Después de enseñar parados las flexiones, las haremos al paso, más tarde al trote e incluso al galope, pero siempre flexionaremos lentamente unos trancos hacia un lado, luego al centro unos trancos también y luego hacia el lado contrario.
Nunca lo haremos rápido de atrás a delante, ni por la fuerza, ni girando la nariz o ladeando el hocico, prohibido hacer de izquierda a derecha como si el caballo diría que No. Es recomendable hacer siempre así: sobre la línea de cuartos lo ponemos recto, unos trancos flexión al exterior, despacio lo ponemos recto y suavemente al interior, otra vez recto y para terminar dejamos que alargue el cuello y la nariz.
Recordemos la colocación del cuello del caballo a lo largo de su entrenamiento.
Primeros meses de adiestramiento: cuello largo y un poco bajo.
Primer año de adiestramiento: equilibrio medio, el cuello esta largo pero la nariz del caballo llega al pecho.
A partir de los seis años el caballo si se adiestra correctamente elevará la cabeza y el cuello mantendrá el porte sin dificultades y trabajará ya en reunión .

lunes, 16 de abril de 2018

Como enseñar el galope reunido.

El galope reunido es cuesta arriba y elevado. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy les quiero compartir mis tips para enseñar al caballo a galopar reunido.
Para comenzar, nuestro caballo tiene que tener un buen galope de trabajo, tiene que hacer sin tensión el contragolpe (galope en trocado), a ambas manos.
También debe ser capaz de alargar y acortar su galope sin dificultad.
Prepararemos poco a poco el galope reunido trabajando a intervalos breves en un perfil más corto al caballo, así los anteriores se elevarán y el caballo en vez de abanzar hacia delante, lo hará hacia arriba.
Necesitamos impulsión controlada y rectitud sin tensión, para ello necesitamos un caballo descontraido y atento a las ayudas.
Comenzaremos alargando y acortando el galope, seguiremos acortando hasta llegar al paso sin dificultades. Este ejercicio debe salir bien a ambas manos.
Después haremos la siguiente progresión, galope -parada- pasos atrás y de nuevo galope.
Cuando el caballo salga de nuevo al galope lo hará muy reunido, lo aguantaremos unos trancos así y lo pondremos al paso para premiarlo.
Después pediremos el galope reunido en círculos que irán disminuyendo y ampliando su tamaño.
También le reuniremos desde un apoyo al galope que puede terminar en una transición al paso o en un cambio de pié en el aire (volante).
Si notamos que el caballo pierde impulsión, tenemos que vigilar que no haga el galope en cuatro tiempos, si se da el caso debemos recuperar alargando el galope los tres tiempos,  nuestras ayudas tienen que ser más suaves.

viernes, 9 de marzo de 2018

Apoyos en zigzag.

Apoyo, poner recto y apoyo nuevo. 
Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy les quiero hablar del apoyo al galope en zigzag, es un ejercicio que se comienza a ver en las pruebas de nivel San Jorge.
Es un ejercicio dificil de ejecutar y exigente con el caballo, también exige al jinete mucha coordinación.
Requisitos para comenzar a enseñar :
El caballo debe poder incurvarse con facilidad a ambas manos tanto al trote cómo al galope.
El caballo debe cambiar de dirección con facilidad sin cambiar el ritmo o alterarse.
El caballo debe cambiar de pié al galope y conocer el apoyo al galope.
Las ayudas para el cambio de dirección son las del cambio de pié que se considera el primer tranco de la diagonal a este cambio le sigue el apoyo y con el nuevo cambio de dirección viene otro cambio de pié y así sucesivamente tantos apoyos y cambios de pié como sea de largo el zigzag.
Se puede introducir el ejercicio desde la línea media hasta el muro con poca incurvación, poner recto, cambiar de pie y apoyar hasta la línea media otra vez.
Si el caballo se tensa o corre, no pedir el apoyo,  corregir y calmar al caballo es más importante.
Debemos conformarnos con pequeños progresos, la calma y el control es lo más importante.
Podemos convinar estos ejercicios para mejorar el apoyo al galope :
Espalda adelante - apoyo - espalda adelante.
Apoyo - enderezar y alargar- apoyo.
Apoyo - círculo - apoyo.
Apoyo - cara al muro (travers).
Cuidado con que el caballo no adelante los posteriores a los anteriores.
Vigilar que no se acorte el cuello ni tuerza la cabeza.
Cuando dominamos éstos ejercicios y el caballo hace su primer zigzag bien, podemos hacer el zigzag a cambios contados de galope.
Ejemplo: cinco trancos a la derecha,  cambio de pie y ocho a la izquierda.
Luego podemos añadir otro cambio de pié más, junto a otro apoyo.
Entre apoyo a la izquierda y apoyo a la derecha, podemos dar un tranco al nuevo galope en recto y después pediremos el nuevo apoyo, con la práctica el cambio en recto de dirección desaparecerá y se podrá pasar de apoyo a apoyo en la nueva dirección sin enderezar apenas el caballo, en esta etapa es cuando podemos comenzar a hacer apoyos en zigzag con trancos más pequeños en cada nueva dirección, para así hacer una serie de tres trancos de galope a la izquierda, cambio de dirección y seis a la derecha, luego seis a la izquierda y tres últimos a la derecha.
En esta etapa el caballo no debe de comprimir su cuello, ni correr o disminuir la actividad del galope reunido.
Con calma y práctica mejorará y podrá hacer el zigzag con facilidad como se pide en los concursos.