jueves, 23 de junio de 2011

Técnicas para mejorar el salto del caballo.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, por petición de algunos alumnos y debido al éxito tenido con el anterior artículo dedicado al salto esta semana volveré a hablarles de la técnica adecuada para practicar salto. Primero como jinetes realistas debemos asumir que no todos los defectos de la técnica de salto se pueden remediar, el talento natural de muchos caballos es limitado y a su vez, esto dificulta que pueda conseguir saltar mejor. Hay caballos que saltan muy bien porque tienen este talento natural y guiados por una mano experta pueden dar excelentes resultados deportivos. 
Lo que yo tengo claro es que para sacar el máximo rendimiento a un caballo de salto debemos saber sacar a sus habilidades naturales, el máximo posible utilizando como herramienta un correcto entrenamiento y una correcta técnica de equitación, por eso en el anterior articulo hablé de que un adiestramiento correcto nos ayuda a mejorar el rendimiento del caballo destinado al salto. 
Si deseamos mejorar nuestro caballo de salto, porque queremos que salte más alto, por ejemplo, entonces  habrá que mejorar la técnica de salto del caballo tanto como su habilidad natural lo permita.
Estableceremos un programa de entrenamiento para el caballo de salto.
• Traten de mejorar la agilidad y la fuerza de las extremidades del caballo, por ejemplo, subir cuestas, hacer mejor las transiciones, el trabajo lateral, espalda adentro, barras de tranqueo.
• En las combinaciones que contienen un oxer, éste puede ser construido con un frontal ligeramente más alto, también las distancias en una combinación deben ser reducidas gradualmente.
• Si el caballo mete sus extremidades delanteras en forma desigual, tratar de saltar lo más a menudo fuera de giros más cerrados o en un ángulo más amplio.
• Las razones por las que el caballo no dobla las extremidades delanteras bastante, sobre todo en la punta del hombro y en la articulación del codo, son debidas a que el caballo no puede usar bien su espalda.
Ejercicios para mejorar la técnica de las extremidades traseras
La agilidad y la flexibilidad de los cuartos traseros se pueden mejorar con subida y bajada de pendientes, el paso de barras de tranqueo al trote y también con ejercicios de doma como las medias piruetas, pasos atrás y el trabajo lateral.
• Trata de saltar con el caballo con una mayor reunión; la mala técnica en el uso de las extremidades traseras por parte del caballo suele ser el resultado de un grado insuficiente de la reunión, de su recogida y de la actividad de los cuartos traseros.
• Para ello, los ejercicios adecuados de salto pueden incluir: saltar con un elemento ligeramente más alto primero seguidos de obstáculos más pequeños muy próximos.
Saltar fondos con una barra más baja primero seguido de una más alta no muy separadas. 
La altura de los saltos las determinara el nivel del caballo, no saltaremos nunca por encima de sus posibilidades, así no le agotaremos, estos ejercicios son para mejorar la técnica del caballo, no para hacer que salte más alto, esto ultimo lo conseguiremos cuando el caballo mejore su técnica y aumente su fuerza con el tiempo. 
Recuerden: No sobrecargar a los caballos, porque su confianza puede ser fácilmente destruida de esa manera!
Ejercicios para mejorar la fuerza de los cuartos traseros
La capacidad del caballo para saltar bien depende del desarrollo de un buen motor en los cuartos traseros, por lo tanto todos los ejercicios que fortalecen y activan los cuartos traseros son beneficiosos, por ejemplo, las transiciones, el alargamiento de las sesiones de los ejercicios de adiestramiento, detenerse y comenzar a moverse en una pendiente cuesta arriba etc
• El ejercicio clásico para el desarrollo del resorte (fuerza muscular) es el que se consigue en el momento de la batida y suspensión, y su efecto beneficioso se puede aumentar mediante la creación de una fila de pequeños obstáculos seguidos.
• Los diferentes saltos en curvas cerradas o desde una distancia más corta son también adecuados.
• Es bueno dar paseos por el campo en los que galopemos cuesta arriba.
Ejercicios para mejorar la rapidez de reacción
La rapidez de reacción generalmente la aprende el caballo con la experiencia.
• En el entrenamiento de salto, los materiales para los saltos se deben cambiar tanto como sea posible.
• También es eficaz para mantener la rapidez de reacción el cambio de las distancias entre los saltos.
• Con los caballos que son lentos para responder, las convinaciones deben ser montadas a una velocidad más lenta.
• La capacidad de respuesta también es desarrollada al saltar en situaciones excepcionales, y saltando en varios campos diferentes con pequeños descansos en el medio del entrenamiento.
Recuerde: el salto debe ser una parte vital de la formación básica de todos los caballos, independientemente de que más tarde se utilice solamente en doma clásica, la formación saltando constantemente complementa y equilibra el trabajo en pista de la misma forma que la doma mejora la técnica del salto.
El salto nunca debe convertirse en algo desagradable para el caballo, el gran valor de estos ejercicios se encuentra en el hecho de que un alto grado de capacidad de gimnasia se puede lograr con un pequeño esfuerzo y con pequeños saltos.
Recuerden: La variedad es buena tanto para usted como para su caballo!
El límite debe estar donde la altura y el esfuerzo no sea demasiado para los caballos y no pueda causar que cometa errores. Los ejercicios que socavan la confianza de un caballo, logran todo lo contrario que los resultados beneficiosos que el salto realizado correctamente pueden traer.
• También deberíamos utilizar saltos de gimnasia para nuestra propia formación, sobre todo para mejorar nuestra seguridad y nuestro equilibrio a través de ejercicios como: saltar sin riendas o estribos.
Es importante aprender a sentir el ritmo y saber medir las distancias para poder guiar a nuestros caballos.

martes, 14 de junio de 2011

Un buen adiestramiento nos facilita el salto.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, ultimamente me solicitan ayuda jinetes de salto para mejorar la técnica de sus caballos y conseguir más precisión y sumisión en su trabajo diario y en la competición. Aunque me he especializado en el adiestramiento clásico de caballos, en mi carrera como jinete he practicado el salto con mucha frecuencia, a veces como parte del adiestramiento de nuestros caballos y otras por petición de mis clientes que me traen sus caballos de salto para hacerles un reciclaje.
Años atrás tuve la suerte también de hacer un curso de salto de competición en Alemania cerca de Amburgo con caballos de raza Holsteiner, fue una experiencia bonita y allí me di cuenta de lo importante que es tener al caballo bien adiestrado y puesto en las ayudas.
Ahora me gustaría comenzar a explicar un poco en que consiste el momento en el que salta el caballo y como mejorar su técnica:
Todos conocemos las partes en las que se divide el ejercicio del salto, estas son: impulso, batida, suspensión y recepción.
En el momento de la Batida, el caballo debe de elevar sus anteriores. En fase ascendente se propulsa con los posteriores. Después sube su cruz para pasar su dorso por encima de la barra, y repliega sus posteriores en fase descendente.
Este encadenamiento exige coordinación, flexibilidad, reflejos y suficiente fuerza. Todavía más actualmente en que los recorridos siendo cada vez más técnicos, con encadenamientos rápidos y comprometidos el caballo debe de recuperar muy rápidamente su equilibrio y su tranco de galope. Es preciso, pues, trabajar lo que pasa antes y después del salto.

Los defectos de estilo
Si el caballo bate muy cerca de la barra, no puede realizar un buen gesto de sus anteriores y subir su cruz. Ciertos caballos no levantan suficientemente sus anteriores o lo hacen de forma asimétrica.Otros se tuercen en el momento de la batida, se retuercen encima del obstáculo, saltan huecos o les cuesta pasar los posteriores.
Ciertos defectos son debidos a un mal aprendizaje técnico: el caballo confrontado demasiado pronto a situaciones difíciles sólo a podido salir de ellas mediante soluciones no convencionales.La postura del jinete influye igualmente de manera muy importante.

La importancia de las cualidades naturales
Un caballo sin disposiciones naturales para el salto tendrá muchísimas dificultades para dar un buen rendimiento.
Es preciso buscar un caballo muy equilibrado, sobre todo en el galope.
Sus trancos debe ser de cadencia y amplitud regulares en el llano, pero también en la batida y en la recepción.
Después, el caballo debe ser respetuoso con las barras. La falta de respeto es un defecto muy difícil de corregir.
La rapidez del gesto de los anteriores es también muy importante.
En fin, si el caballo además tiene fuerza y potencia, nos acercamos a lo ideal.

Los ejercicios mejoran el estilo

Se interviene sobre la cadencia y amplitud de los trancos mediante barras de regulación delante y detrás del obstáculo.
Se canaliza un caballo que se desvía, poniendo barras en el suelo perpendicularmente al obstáculo, o una barra sobre el obstáculo en el lado hacia el que se desvía.
Dos barras en V sobre el primer plano del obstáculo, una volea en la que el primer plano es una cruzada, dos barras de llamada alejadas ligeramente del obstáculo, desarrollan el gesto de los anteriores.
Reflejos y elasticidad se trabajan en calles de tres o cuatro obstáculos.
El equilibrio, la fuerza y la musculatura se desarrollan en el llano.

Un mínimo de doma

El caballo debe de ser capaz de realizar transiciones ascendentes y descendentes conservando su equilibrio, debe aprender a descender sus caderas, a alargar o a acortar sus trancos, cuando se le pida o a hacer un número determinado de trancos entre dos puntos.
Hoy en día, para estar clasificado no hay que hacer ningún derribo y hacer el recorrido rápido.Es preciso, pues, poder acelerar pero también poder reequilibrar muy rápidamente antes del obstáculo siguiente o en una curva cerrada.
Hay que trabajar: Los cambios de dirección, las transiciones, los cambios de pie, el galope en trocado, etc.

La actitud del jinete

La actitud del jinete es esencial para el buen desarrollo del salto. No debe molestar al caballo y, en todos los casos, debe de ser capaz de sentir lo que pasa para adaptarse lo mejor posible.
El jinete debe mantener sus hombros en la vertical de sus pies, con su peso repartido igualmente sobre los dos estribos. La acción de las manos debe de ser lo más ligera posible en la batida, para no bloquear la cruz, pero el contacto debe de ser permanente y ligero. La dosificación del asiento y de las piernas es primordial.
En la recepción, el jinete debe de recuperarse rápidamente y volver a encontrar rápidamente su equilibrio.

El estilo en los caballos jóvenes

Desde el principio es conveniente trabajar el estilo para no dejarle acostumbrarse a malos hábitos o defectos.
Se comienza a trabajar sobre el obstáculo cuando las bases han sido adquiridas en el llano: Salidas al galope a una y otra mano, volver a la mano, cambiar de dirección sin problemas,. Desde los 3 años y medio - 4 años, el salto en libertad, a las dos manos permite evitar complicaciones al jinete. Los jóvenes caballos aprenden a encontrar sus marcas(reparos) solos y a subir los anteriores. Cuando se trabaja montado, se repiten a menudo los mismos saltos para crear automatismos, sobre obstáculos de colores y de formas diferentes.

Los inconvenientes inherentes al caballo joven


Cuanto antes se empieza a trabajar, más se puede ir progresivamente, para enseñarle, tranquilamente, los gestos y técnicas del obstáculo. Nunca hay que quemar etapas.

domingo, 12 de junio de 2011

El esfuerzo del caballo se convierte en baile.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy hablaré de algo que a veces no tenemos en cuenta cuando vemos montar un caballo haciendo alarde de toda su doma en una pista de concurso, me refiero al esfuerzo del caballo en convertirse en "bailarín" mediante el trabajo de adiestramiento que practicamente dura toda la vida útil del animal.
En la Doma Clásica a menudo olvidamos que el objetivo es el baile, la danza, el uso de dos cuerpos para lograr a través de su movimiento expresar sentimientos y emociones. Caballo y jinete son bailarines que persiguen transformar el esfuerzo en gracia. No debemos olvidarlo. En este arte interviene la sensibilidad, el conocimiento, la inteligencia y la empatía de producir emociones a nosotros mismos y a otros.

Por tanto la ejecución y el entrenamiento del conjunto de los ejercicios que la caracterizan no son en absoluto la esencia, sino simplemente un medio para llegar a un estadio de entrenamiento óptimo del jinete y del caballo en movimiento.

En la Doma Clásica buscamos también el equilibrio estético. El jinete y el caballo desplazan sus cuerpos al unísono a través de un espacio y durante un tiempo, juntos dibujan formas sobre la arena impulsados por una energía propia y a un ritmo determinado, danzan, se expresan, y los mejores hasta nos llegan a hacer sentir a veces la gracia. Llegar a hacer esto sin aparente esfuerzo es una tarea que conlleva años de preparación y mutuo conocimiento.

En el día a día de esta tarea de años, muchos profesionales, entre ellos los que somos veterinarios deportivos, nos deberíamos encargar de hacer posible el desarrollo de los sentidos, la percepción, la motricidad y la integración de lo físico y lo psíquico de caballo y jinete.

El método de valoración de estas cualidades se basa en la ejecución de unos ejercicios técnicos asociados a movimientos que deberían ser siempre amplios y elásticos. Por ejemplo, en la ejecución de un ejercicio como el denominado “espalda adentro”, su mayor o menor expresividad y libertad en los movimientos indicará si el caballo tiene la suficiente fuerza, elasticidad y coordinación como para pasar a otro estadio del entrenamiento de la danza. Ahora bien, ¿cómo conseguirlo?.

1. La musculatura del tronco (dorsal y abdominal) es el punto clave para la transmisión de esa energía hacia el resto del cuerpo y permite al caballo equilibrarse.
Los caballos que tienen la musculatura del tronco rígida o poco desarrollada están incapacitados para moverse con libertad, equilibrio y fuerza. Por tanto, por mucha impulsión que genere nuestro caballo, si no es capaz de transmitirla a través del tronco, nunca conseguiremos el equilibrio, la armo­nía y la flexibilidad que se busca en la Doma Clásica.

2. Los músculos de los posteriores generan la impulsión del caballo y están siempre presentes en el movimiento, sin embargo pueden ser más o menos solicitados por el jinete a la hora de programar su entrenamiento diario.
Los ejercicios específicos para trabajar los grupos musculares del tren posterior en esta fase del entrenamiento son la grupa adentro, grupa afuera, rotación sobre los manos, transiciones paso-galope, parada - paso atrás, dar cuerda con intensa activación del posterior, con pessoa o gogue, subir cuestas, alargamientos de paso y el galope, etc.
Los ejercicios de difícil aislamiento se atribuyen por la ejecución previa de ejercicios aislados. por ejemplo un apoyo que viene de haber trabajado una grupa adentro, es un ejerci­cio que trabaja más intensamente el tren posterior, etc.

3. La musculatura abdominal es un punto clave de la cade­na muscular responsable de esta transmisión de la impulsión y gracias a ella el caballo tolera el peso del jinete.
Trabajar intensamente la musculatura abdominal se pue­de hacer a través del entrenamiento fartlek, que es un tipo de entrenamiento flexible que consiste en hacer varios ejercicios, tanto aeróbicos como anaeróbicos, principalmente ejercicios de carrera, caracterizados por los cambios de ritmo en campo abierto moviéndose en libertad en medio de la naturaleza.

4. La musculatura del hombro, cuello y brazo permite elevar, flexionar y extender la extremidad anterior al recibir la impulsión de los posteriores a través del tronco.
Los ejercicios específicos para trabajar los grupos musculares del tren anterior en esta fase del entrenamiento son la espalda adentro, espalda afuera, transiciones paso trote, trote galope, dar cuerda con riendas de atar, bajar pendientes, rotación sobre los posteriores, alargamientos de trote, etc.
Los ejercicios de difícil aislamiento se atribuyen por la ejecución previa de ejercicios aislados, por ejemplo un apoyo que viene de haber trabajado una espalda adentro, es un ejercicio que trabaja más intensamente el tren anterior, etc.

5. La musculatura del cuello participa activamente en el equilibrio del caballo, modificándolo en función de su colocación, ya que existe una cadena de músculos y ligamentos que conecta el cuello, el tronco y el tren posterior.

lunes, 6 de junio de 2011

Adiestramiento en América.

Amigos, alumnos y seguidores de este nuestro blog, como ya sabéis trabajé hasta el año pasado en Paraguay, guardo una buena relación con los alumnos que allí deje y hago un seguimiento de los caballos que trabajaba allí, tengo una buena relación con todas aquellas personas que crían caballos para doma en América que en algún momento me han solicitado mi consejo o mi asesoramiento profesional.
Hoy quiero saludar desde España a Diego y a Jorge Barbenza de Argentina, a Víctor y Aurora de México y a Lilian Fariña Arza de Paraguay.
Entrega de premios en el Club Hípico Paraguayo.

Este fin de semana pasado se celebro en el Club Hípico Paraguayo un concurso de Adiestramiento (Dressage), en donde la yegua Zingara Das Castanholas gano la prueba de su nivel montada por María Eugenia Heikel, la yegua es propiedad de Lilian Fariña Arza. La yegua fue comprada en el Haras Castanholas hace menos de un año, yo tuve la suerte de comenzar su adiestramiento desde el primer día en que Lilian la compró con toda su ilusión pensando en participar algún día en un concurso de dressage, yo viaje a España y la yegua siguió su entrenamiento de manos de María Eugenia Heikel, que ayer tuvo la suerte de ganar un primer premio con la yegua en su debut. Me gustaría señalar que la yegua esta registrada como PSL (Pura Sangre Lusitano) y nació en Paraguay es hija de caballos lusitanos importados al país. Les deseo mucha suerte y les doy todo mi apoyo a todos los aficionados al adiestramiento en Paraguay, con el tiempo seguro que será más popular este deporte allí y les veremos pronto en los Panamericanos compitiendo.
Aquí pueden ver algunas fotos que me enviaron por mail ayer, y en el periódico paraguayo Última Hora pueden leer todas las clasificaciones.

En esta foto pueden ver de izquierda a derecha, primero a Regine Reda, (Haras Castanholas), Lilian Fariña Arza (Propietaria de la yegua campeona) y María Eugenia Heikel (la amazona).

miércoles, 1 de junio de 2011

Sin pie no hay caballo.

Amigos y seguidores de este nuestro blog, esta semana me gustaría hablar de la salud de nuestro caballo, que como atleta necesita una dieta adecuada, unos cuidados diarios, ejercicio y un buen herraje, que es muy importante para evitar lesiones y cojeras.
Por este motivo voy a hablar de la salud del casco del caballo, recordar amigos al menor sintoma de dolor o excesivo calor en el llamar al veterinario. Un buen herraje y una limpieza de cascos diaria, puede prevenir futuros problemas de salud en sus cascos.
La salud en las extremidades del caballo se ve frecuentemente afectada por un conjunto de factores, los cuales son generalmente el origen de cojeras.
Estas pueden deberse a:
1) causas diversas: defectos de conformación, aplomos, etc.
2) falta de cuidado y atención diaria de los cascos o vasos
3) herrajes defectuosos.
4) traumatismos y heridas
5) infecciones.

Las enfermedades o alteraciones presentadas en los pies del caballo son varias, entre las cuales encontramos:
Contusiones en la suela: se producen en la suela o en la parte inferior del casco por el accionar de piedras, terrenos irregulares, traumatismos diversos, por una mala conformación del pie, por una excesiva eliminación de la suela al desvasarlo o por la realización de herrajes inadecuados. La claudicación y el dolor que se presenta pueden oscilar, variando desde una muy leve a una intensa.
Fracturas del casco o uña: se clasifican según:
a) localización.
b) profundidad (superficial o profunda).
c) longitud (completa o incompleta).

Numerosas causas originan la fractura o rotura del casco, suelen deberse a: 1) caballos que poseen los cascos mal cuidados, 2) al crecimiento del mismo (promedio: 1 centímetro por mes) sumado a la fata de desgate natural, 3) a la ausencia del desvasado en caballos que no poseen desgaste, 4) diferentes condiciones atmosféricas ocasionan que el piso donde vive el caballo esté muy húmedo o seco, pudiendo conducir a la fractura de la uña.

Fracturas de la falange distal: ocurren en el hueso de la falange distal y no en el estuche córneo como es el casco. Generalmente están asociadas a la existencia de un traumatismo en la región y a la presencia de una claudicación caracterizada por una rápida aparición.

Infosura: esta afección también es conocida con el nombre de laminitis, debido a que se produce una inflamación de las láminas sensitivas del vaso. Se trata de una enfermedad importante ocasionada por variadas causas que originan serias consecuencias, requiere un tratamiento rápido y efectivo. Puede presentarse en los miembros anteriores o en los cuatro miembros, entre los síntomas más frecuentes que la acompañan encontramos: inmovilidad, intenso dolor, inflamación con excesivo calor en los cascos afectados, dificultades en la marcha, etc.

El pronóstico de esta afección es reservado, en corto tiempo se desencadenan una serie de alteraciones que suelen dejar secuelas irreversibles y pueden dar lugar al proceso de rotación de la tercera falange. En casos crónicos la rotación de la tercera falange es más lenta y la planta del pie tiende a deformarse haciéndose mas convexa, de igual modo el casco modifica sustancialmente su forma y se observan bandas de crecimiento en forma de anillo llamadas “ceños”, tomando el casco una típica forma de “zapato chino” o de “cuerno”.

Heridas: son debidas a clavos, cuerpos extraños penetrantes o producidas por errores del herrador al clavar la herradura, etc. Suelen causar el ingreso al casco de elementos microbianos que originan infecciones locales o generales que pueden causarle la muerte, como por ejemplo: tétanos.
Los animales afectados presentan una claudicación intensa que aumenta en el momento del apoyo, pues este es el instante donde el pie debe soportar todo el peso del cuerpo. En ciertas ocasiones estas heridas son el causal de infecciones localizadas por debajo de la suela, llamadas abscesos subsolares, provocando claudicación y dolor.

Podredumbre de la Ranilla: esta alteración está caracterizada por la presencia de tejido muerto y por la existencia de un característico olor pútrido. Entre las causas que la originan se mencionan: mal cuidado de los cascos, falta de higiene de los mismos, existencia de camas sucias, permanencia de los caballos en suelos muy húmedos. Otras veces se la relaciona con problemas estructurales del pie o con deficiencias en el manejo de los caballos.
Esta enfermedad produce que la ranilla se ablande, se percibe un fuerte olor y a veces existe la salida de un líquido negruzco. La claudicación y el dolor que la acompañan durante la exploración son signos característicos.

Encastilladura: es una alteración de los cascos que les provoca que pierdan su forma normal, está caracterizada por disminuir de tamaño la parte posterior del mismo (talones) y afectan uno o ambos talones. Al angostarse la ranilla, se impide la normal expansión del casco y la presión adecuada que debe hacer esta estructura.
Entre las causas que la ocasionan puede mencionarse al herraje o desvasado inadecuado, la falta de ejercicio, la falta de apoyo o un contacto incompleto del miembro en el piso causado por un dolor intenso.

Hormiguillo: el casco presenta la particularidad de presentar una pérdida de tejido y una modificación en la estructura del mismo. Si bien externamente el vaso tiene una imagen normal, en el interior aparece como un aspecto harinoso y otras veces se observan en la uña cavidades huecas de diferentes tamaño. Estas superficies huecas responden con la emisión de un sonido característico cuando son exploradas mediante la percusión desde el exterior del casco.

Enfermedad del navicular: este hueso también es llamado sesamoideo distal. Esta afección consiste en una antigua enfermedad degenerativa, debida a varios factores y causante de claudicación crónica en los caballos generalmente deportivos, conocida con el nombre de podotroclitis. No se conocen las causas específicas de la misma, pero suele presentarse en caballos con trastornos de aplomo y estructurales del casco. La claudicación intermitente y un rendimiento insatisfactorio, son signos importantes a tener en cuenta al comienzo de su presentación.

Osificación de los cartílagos colaterales: el constante trabajo sobre un piso duro, la edad, defectos en la conformación, herrajes y desvasados inapropiados, son algunos de los causales que originan la osificación de estos elementos cartilaginosos, con la correspondiente aparición de dolor y cojera.