domingo, 25 de septiembre de 2011

El galope II

Amigos y seguidores de este nuestro blog, hoy terminaremos con este artículo el tema dedicado al galope, un aire que debemos de trabajar con sumo cuidado para no deteriorar rompiendo los tres tiempos, muchas veces por reunir demasiado a un caballo joven lo obligamos a galopar en cuatro tiempos y eso es un defecto muy grave.
Con un caballo joven que hay que aprender:
Una salida al galope es una fuente de excitación para el caballo joven. No dudéis en calmar al paso a vuestro caballo. Tranquilizarle, hacerle otro ejercicio y después empezar de nuevo. Después de unas cuantas batidas en un círculo, aflojar las riendas y recompensar.
Moderar vuestras exigencias.
Si vuestro caballo parte más enérgicamente de lo previsto, no oponeros sobre todo en movimiento: acompañarle blandamente, permanecer relajados para volver a acariciarle.
COMO MEJORAR EL GALOPE
La mejoría en el galope será muy progresiva.
Esta se consigue trabajando las salidas al galope partiendo del paso y no galopando durante periodos largos que no mejoran el galope del caballo.
Partiendo de un paso reunido por el tramo de la pista más largo, tratar conservar la reunión de la salida sobre uno o dos círculos... después volverle a poner al paso para ceder las riendas.
Hacer lo mismo trabajando en un círculo: salida al galope y retornar el paso sobre el circulo.

Ahora es el momento de trabajar la transición galope/paso.
Este trabajo debe hacerse con la mayor relajación. Es con el cuerpo y no para la mano con la que el jinete pedirá la transición. El jinete estará más sentado, sacara el estomago. Esta acción hecha muy ligeramente hará subir las manos: bastará ahora cerrar dulcemente los dedos y relajarlos para conservar la reunión.
Paralelamente trabajareis igualmente las transiciones trote reunido/galope/trote reunido.
Después pediréis las salidas desde la parada buscando la fluidez de las acciones del caballo.
Vosotros deberéis obtener estas salidas con muy pocas ayudas.
Paralelamente trabajar las transiciones al interior del galope: ralentizamientos y alargamientos de la velocidad. Lo esencial es proceder con dulzura. Esencialmente esto sucede por la acción que ejercéis con el cuerpo (manos y piernas solo hacen confirmar la acción).
Si el caballo a salvado todas estas etapas, galopa descontraido, comienza a sostenerse y aporta ya un cierto grado de reunión, es el momento de abordar el galope en falso.

EL GALOPE EN TROCADO

El caballo galopa en falso cuando, estando a mano derecha sobre una curva a la derecha, está en su galope izquierdo, incurvado a la izquierda, posado en el suelo con el anterior y el posterior izquierdo adelantado.
El caballo debe comprometer fuertemente el posterior interno en el galope, que proyectado al exterior de la curva debe hacer mas camino. El trabajo en falso da movilidad a la grupa del caballo, compromete los posteriores y equilibra el galope. Esto es una herramienta formidable para desarrollar el galope.
Esto es un ejercicio difícil para la mayoría de los caballos jóvenes. Debe ser abordado con mucho tacto.
Este trabajo debe hacerse a partir del paso.
Doblar al paso por el centro del tramo mas corto de la pista, apoyarse hasta la mitad del tramo largo y pedirle la salida en falso (atrasar vuestro hombro exterior) Volver al paso antes de la esquina.
Pasar todavía la esquina sin buscar la incurvación al exterior. Dejar su columna adaptada a la curvatura del circulo: Esta situación le es más fácil al principio del aprendizaje.
Volver a coger el paso antes de la segunda esquina.
LA ESPALDA ADENTRO AL GALOPE
Este trabajo y todo el trabajo en dos pistas al galope, va a aumentar la movilidad y la disponibilidad del caballo al galope.
Comenzar en las esquinas y sobre un gran círculo para pedirle una ligera espalda adentro, después sobre el tramo largo.
Vosotros no deberéis forzar nunca al caballo.
Vuestro equilibrio y vuestro cuerpo van a incitarle a sostenerse en la espalda adentro.
Ir muy progresivamente después de pasar la segunda esquina y coger la diagonal para encontrar el galope exacto. Hacerlo todavía sobre un círculo completo en el centro. En el galope en falso el caballo deberá guardar la incurvación de su galope (muy ligeramente incurvado a la derecha si el galope es sobre el pie derecho.)
Este ejercicio permite un compromiso pronunciado de los posteriores y particularmente mas del posterior interno al galope.
Esto va a asegurar al caballo, aumentar su reunión, el sometimiento. Este es un ejercicio extraordinariamente útil para mejorar el galope.
El galope en falso deberá siempre ser ligero y descontraido para ser útil.

EL APOYO AL GALOPE
Reunir más, doblar por el medio del tramo corto y conservar bien el equilibrio del galope y apoyar hacia la mitad del tramo largo.
En el doblamiento, tener cuidado en conservar vuestro cuerpo erguido y descontraido. Jugar con vuestro equilibrio con el fin de llevar el caballo hacia el costado. Atrasar bien vuestro lado exterior. Vuestro caballo debe galopar, es decir saltar de una batida sobre la otra y no derrapar sobre el costado.
Poco a poco buscar, siempre con ligereza, con una misma cadencia y conservando el caballo asentado, y darle a conocer toda la gama de apoyos: cara al muro, grupa al muro, vuelta de dos pistas las caderas hacia adentro y las caderas hacia fuera.
Actuar progresivamente, no forzar nunca a vuestro caballo. Ensayar el sentir, donde están las resistencias.
Este trabajo, llevado con tacto y reflexión, permitirá obtener un galope muy lento, con impulsión, cadencia, bien elevado. Permitirá llegar mas tarde a la pirueta y al galope en el sitio si el caballo está capacitado.

CONSEJOS PARA MEJORAR EL GALOPE
Galopar siempre mas largo con un caballo joven.
La rienda exterior deber tener una acción paralela al cuerpo del caballo.
Practicar el remplazar la acción de la rienda interior por la acción de la pierna interior. Aflojar la rienda interior, es el hombro exterior del jinete el que asienta al caballo.
Preceder vuestras acciones de las manos por una acción con el cuerpo.
Vosotros no deberéis " llevar " vuestro caballo con la mano: el caballo debe sostenerse. Una mano ligera solo hace la indicación.
Si el caballo se precipita o acelera, variar los apoyos: disociar o alternar brida y filete, a izquierda y a derecha.
Desde que el caballo está en equilibrio, cesar la acción de las manos (manos caídas). Estar alerta.
No colocar vuestra pierna demasiado atrasada (defecto de muchos jinetes). No apretar sobre todo vuestras piernas: Conseguiréis endurecer vuestro cuerpo y contraer vuestro caballo.
Tener las piernas blandas al galope, piernas relajadas pero atentas: ellas deben actuar poco pero cada vez que haga falta.
La pierna interior es un muro que el caballo no debe nunca traspasar. Ella es poco utilizada para la impulsión.
Para asentaros y erguiros, sacar el estomago y dirigir vuestro ombligo hacia las orejas del caballo.
Mantener las nalgas pesadas, vuestra espalda será ligera, vuestras manos estarán ligeras, fijas e independientes.
Mantener la reunión del galope a la derecha, por ejemplo, atrasando el hombro izquierdo.
No abuséis de los efectos diagonales, la equitación es una acción de conjunto.
Cuidar particularmente el dibujo de los círculos al galope, deben ser perfectos.
Dejar siempre un margen para ampliar vuestro circulo.
No mandar peso a vuestro caballo ni hacia el interior ni hacia en el exterior: Manteneros bien sentados sobre las nalgas.
No exagerar la flexión al galope: Fijarle con una ligera flexión, con ello mantendréis a vuestro caballo relajado.
No olvidéis que para cada caballo hay una flexión que le conviene.
Guardar siempre la misma cadencia al galope, la misma vibración.
Ante todo cambio de dirección o de aires, aumentar la reunión de vuestro caballo.
Procurar tener un galope bien igualado tanto a mano derecha como a mano izquierda, a la mano o en falso: misma flexión, misma incurvación, misma cadencia, misma actitud, misma reunión. Esto es muy importante para poder abordar los cambios de pie.
No tolerar nunca un galope desunido, ni montado, ni a la cuerda.
No dejar correr a vuestro caballo, no dejarle abrirse.
El caballo debe galopar en una posición constante, de ritmo y de vibración el mayor tiempo posible sin que el jinete tenga que intervenir.
GALOPE EN TROCADO
Cuando vosotros hacéis los primeros círculos al galope en falso, trabajar lejos de la pared, sobre círculos medios, con el fin de poder siempre abrir el circulo y aliviar al caballo.
Guardar un margen de seguridad: Si el caballo se contrae, agrandar el circulo.  
No dejar nunca la grupa de vuestro caballo escaparse hacia el exterior.
Solo dejar una muy ligera incurvación al exterior cuando galopéis en falso.
Conservar la misma cadencia: No dejar a vuestro caballo ralentizarse y sobre todo acelerarse.
Para redondear vuestro caballo en el galope en falso, hacer bien las esquinas.
Después de un circulo en falso, cuando volvéis a coger la diagonal, conservar la reunión conseguida: Vosotros debéis tener la impresión de disminución de velocidad. Mantener a vuestro caballo bien asentado bien a punto.
Es un error común incurvar hacia el interior al caballo para galopar en falso.
En falso el caballo debe siempre tener una ligera incurvación hacia el exterior (mas o menos rectilíneo).
Con un caballo poco confirmado en el galope en falso, el cuello puede estar recto (incluso al principio muy ligeramente hacia al interior); esto es antes de darle una ligera incurvación al exterior.

EL TRABAJO EN DOS PISTAS
En el apoyo, no dejar a vuestro caballo volcarse hacia el costado del apoyo.
En el apoyo, las caderas no deben escaparse, ni sobre el circulo ni sobre una línea recta. Cuidar siempre conservar los hombros del caballo ligeramente hacia delante: ellos deben preceder a las caderas.
Si vuestro apoyo arranca mal, iniciar una vuelta de costado sobre el apoyo, prepararlo nuevamente y recomenzarlo.
Para apoyar, no perder el contacto de la rienda exterior y conservar el contacto durante todo el apoyo.
En espalda adentro al galope, no obligar al caballo a ir hacia el interior tirándole con la rienda interior pero inducir la incurvación al interior por una acción del cuerpo y un apoyo con la rienda exterior.

Problemas frecuentes encontrados al salir al galope:
En la salida al galope:
Mi caballo no sale al galope
El caballo no esta preparado. Aumentar la vibración del paso o del trote que le precede.
Recomenzar en la petición pero no endurecer las ayudas.
Preguntar si la coordinación de vuestras ayudas es buena.

Mi caballo se adelanta a la petición
El caballo sabe lo que vamos a hacer: esto es una falta de buena voluntad (una buena falta). Al principio aceptar esta salida pero volver al paso.
Pedir nuevamente calma al caballo (hablarle) y ser muy ligero con vuestras ayudas antes de la salida. Si es un potro, no aplicar mas ayudas en el hombro interior con la fusta.
Con un caballo mas avanzado, cuidar más la preparación.

Mi caballo pone las caderas hacia delante en el momento de la salida
Partir antes al galope por la acción de la pierna interior en la cincha. No atrasar demasiado vuestro hombro exterior.
Multiplicar las salidas en falso a lo largo del muro: Las caderas estarán mejor controladas.
Si vuestro caballo se atraviesa durante la preparación de la salida, actuar así: coger por el tramo largo de la pista en espalda adentro (hacer eventualmente un circulo en espalda adentro) después al entrar por la esquina enderezar delicadamente el caballo y pedirle la salida.

Mi caballo parte de manera explosiva
Volver a efectuar todo el trabajo de preparación. Calmarle, hacerle algunas espaldas adentro.
Pedirle la salida en otro lugar o a la otra mano.
Aplicar las ayudas más ligeras.
Hacer algunas salidas con riendas largas: El caballo se calma rápidamente.

Mi caballo eleva la nuca en el momento de la salida
La preparación es la causa: el caballo es sorprendido. Calmarle, prepararle de nuevo, recomenzar.
Las ayudar son demasiado fuertes.
La acción de la mano es demasiado fuerte y mal coordinada: la mano no deja pasar el movimiento pedido por las piernas y le atrasa por el hombro exterior.
Partir al galope sin la acción de la mano y el caballo estando libre por delante. No dudar en salir con riendas sueltas, recompensar.
Cuando vuelve a serenarse retomar las ayudas clásicas con mucho tacto en la mano.

Mi caballo sale al galope en falso
La preparación es la causa. Vuestra colocación dejar presagiar al caballo una salida en falso. El caballo no está dispuesto muscularmente y psíquicamente a salir sobre el pie deseado.
Volver a trabajar al paso poniendo discreta y delicadamente vuestro caballo con una ligera colocación de apoyo cara al muro y en el momento en el que vosotros enderezáis el caballo, pedirle la salida al galope.
Pedirle la salida antes de la esquina.

Mi caballo sale desunido

La concordancia de vuestras ayudas no es buena. Las manos y el cuerpo disponen el tercio delantero del caballo para una salida a mano derecha y las piernas colocan las caderas para una salida a mano izquierda o inversamente.
Acentuar el trabajo con vuestro cuerpo (hombro exterior un poco más atrasado).
Pedir la salida antes de la esquina.
En es la mayoría de las veces es la mano la que bloquea el hombro de un lado (demasiado incurvado, incurvado a la inversa): equilibrar vuestras manos y cuidar que la cabeza del caballo este en la misma línea.
Si todo está correctamente preparado.
El caballo puede tener problemas físicos, especialmente de espalda. El no está listo para galopar.
Una cadera o un hombro puede funcionar diferentemente: notar, observar, reflexionar y orientar vuestro trabajo sobre este problema para esperar tener un resultado.

Cuales son las ayudas de salida del caballo?

Fácil pregunta: para pedir la salida al galope, no debéis dar la sensación de utilizar la pierna interior. Jinete relativamente debutante, tiene dos teorías sobre el tema:
La primera parecida a la vuestra: con un atrasamiento de la pierna exterior, galopa.
La segunda: atrasar la pierna exterior colocando el caballo de manera que impida que las caderas se escapen. Además de la pierna interior en la cincha.

Ahora que hago yo?
Las dos maneras son buenas:
Si el caballo está bien derecho, utilizar mas bien la pierna exterior atrasada y activa, la pierna interior estará en la cincha pasiva.
Si el se atraviesa metiendo las caderas por delante, atrasar menos la pierna exterior y pedir la salida por una acción de la pierna interior sobre la cincha.
Poner sobre todo al caballo en equilibrio antes del galope, con una buena vibración de paso y de trote. Lo esencial, está en la preparación de la salida, el resto es cuestión de tacto y de oportunidad: tenéis que establecer un convenio con vuestro caballo y cumplirlo.
Mi caballo no llega a diferenciar cuando mi pierna ordena galope o cuando quiere evitar el desplazamiento de las caderas.
La ayuda de la pierna exterior para pedir un apoyo está efectivamente muy parecida a la ayuda para la salida del galope. Si la pierna actúa sola, el caballo puede confundirse.
Vosotros debéis así pues preparar cuidadosamente vuestra petición y poner a vuestro caballo en el equilibrio apropiado.
Salir al galope, no es solamente atrasar la pierna exterior. Vosotros debéis igualmente atrasar vuestro hombro exterior, mandar un poco mas de peso sobre vuestra nalga exterior, aligerar el hombro interior del caballo, atrasando poco o muy poco vuestra pierna exterior.
Si el caballo empuja sus caderas hacia el interior, salir mas bien al galope por una acción de la pierna interior.
Los hombros y la mirada son dirigidos hacia delante, sobre el eje del caballo.
Al contrario en los apoyos, mirar hacia donde vosotros os dirijáis, poniendo vuestros hombros paralelos a los de vuestro caballo. Dirigir delicadamente vuestra cadera y vuestro cuerpo hacia vuestro codo interior. Para pedir el apoyo atrasar más vuestra pierna exterior que para la salida al galope.
Vosotros podréis igualmente en un principio asociarlo con la voz. Decir "galope", como en la cuerda, para salir al galope. Utilizar eventual y delicadamente una fusta sobre el hombro interior del caballo para la salida al galope (el simple contacto de la fusta) o sobre la cadera exterior para pedir el apoyo.
Siempre en los principios, para ayudar a vuestro caballo, no pedir la salida al galope y el apoyo en el mismo sitio de la carrera. Apoyar más bien después de doblar por la mitad del tramo corto de la pista o sobre la diagonal. Salir al galope sobre el círculo o sobre la línea recta en la mitad del tramo largo de la pista.
Todo es cuestión de tacto, sobre todo si vuestro caballo está fino.
Si vosotros cuidáis la preparación, vuestras acciones y equilibrio, vuestro caballo notará rápidamente la diferencia.
Los progresos deberán ser rápidos.

jueves, 15 de septiembre de 2011

El galope

El galope es un aire en tres tiempos con los que el caballo pisa sucesivamente el suelo:
Un posterior: primer tiempo
Un bípedo diagonal: segundo tiempo
El anterior restante: tercer tiempo
Es decir cuando el galope es a mano derecha: posterior izquierdo, posterior derecho y anterior izquierdo en el mismo tiempo, anterior derecho.
El galope llevado al grado supremo de reunión es la marca de una buena doma.
El caballo se desplaza armoniosamente, crecido y descontraido. El tercio anterior se vuelve majestuoso, el tercio posterior se afloja. Las indicaciones del jinete se vuelven invisibles: le acompañan y apoyan.
El caballo está libre. El puede ahora ejecutar todas las figuras: vueltas, serpentinas,cambios de pie, vueltas en dos pistas, piruetas, galope en el sitio...
Llevar un potro al galope reunido, requiere método, paciencia y saber hacer. Esto es un camino apasionante.
LAS AYUDAS DE LA SALIDA AL GALOPE Saber como pedir una salida al galope: ¡cuantas discusiones sobre este tema! ¿Hay que emplear las ayudas diagonales o laterales?¿ Hay que actuar con la rienda interior o exterior?...
Lo esencial, durante la salida al galope, es aligerar y dejar libre el lado interior del caballo. Actuar con la pierna exterior o interior es ante todo cuestión de oportunidad y de tacto.
¿CÓMO SALIR AL GALOPE? LAS AYUDAS Aguantar el hombro exterior del caballo con la rienda y aliviar el hombro interior.
Mantener el contacto con la rienda interior aunque neutra.
Mandar peso sobre la nalga exterior atrasando ligeramente vuestro hombro exterior.
Pedir la salida al galope atrasando la pierna exterior golpeándola delicadamente.
Colocar la pierna interior en la cincha.
¿CÓMO HACERLO CON UN CABALLO JOVEN?
Poco después de la iniciación en doma el caballo galopa muy libremente a partir del trote. Galopa estirado, sin colocación ni reunión. Ahora debe aprender a galopar cuando el jinete se lo manda:
Reunir un poco mas el trote, comenzar al trote situando las ayudas de salida. (Piena exterio un poco mas atrás, ligeramente atrasado el hombro exterior y mandado peso sobre la nalga exterior, riendas igualadas con la misma tensión.)
Exactamente antes de la primera esquina, golpear con la pierna exterior.
Simultáneamente: tocar delicadamente con la fusta sobre el hombro interior del caballo y pedirle con la voz "galope". (El caballo reconocerá la orden dada a la larga).
Practicarlo a las dos manos. Cuando el caballo haga fácilmente las salidas al galope partiendo del trote, ejecutarlas desde el paso. Mas adelante variar los sitios de salida al galope.
Emplear poco a poco las ayudas clásicas.
MIS CONSEJOS PARA LA SALIDA AL GALOPE Vosotros tenéis que preparar la salida al galope con un gran esmero. Buscar en primer lugar un paso reunido, recto, ligero vibrante, atento: Vuestro caballo empezará a galopar a la más pequeña indicación. Con un caballo domado, vosotros partiréis al galope por el pensamiento! Con los caballos que sacan las caderas, pedir la salida al galope con la pierna interior en la cincha: Implicar también el posterior interno e impedir que el caballo se venga para adentro.