viernes, 18 de enero de 2019

Las medias paradas.

  Amigos y seguidores de este nuestro blog, en esta entrada les quiero compartir unos
consejos para realizar con más exactitud la denominada media parada, tan importante en el adiestramiento de cualquier caballo.
La media parada como dice su nombre, es una ayuda breve de retención de la impulsión, esta ayuda se da para iniciar una transición, o para detener completamente al caballo.
Mis consejos:
Si nuestro caballo es muy sensible no apretaremos mucho las piernas, usaremos primero el asiento junto con la ayuda de tomar y ceder contacto con la rienda.
La media parada ayuda a aligerar el tercio anterior,  por ese motivo el asiento es fundamental.
Con un caballo frío es mejor utilizar la media parada después de haber impulsado y activar al caballo.
Con caballos con poca suspensión, utilizo más las piernas para subirlo y conseguir más elevación, apenas usó la mano y el peso.
Una media parada normal se debería hacer con las piernas el asiento del jinete y el tomar y ceder de riendas, son unas repeticiones de apenas un segundo de esta ayuda de retención.
Hay caballos muy atentos y sensibles, que solo con apretar la pierna o la rodilla ya van más lento.
Debemos ser delicados con nuestras ayudas para no alterar al caballo, a veces menos es más.
La media parada nos ayuda a equilibrar al caballo en los cambios de dirección.
También en los cambios de pié en el aire (volante) prepara al caballo para el cambio de galope.
Cuando tengamos el trote reunido bien definido, con medias paradas podemos llegar al piaffe.
Del galope al paso podemos llegar con medias paradas desde nuestro asiento y piernas.
Yo no entendería la equitación sin la media parada, por eso les ánimo a que las practiquen a menudo hasta que el caballo las entienda bien y consigan un buen efecto que aligere y de gracia al movimiento del caballo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario