viernes, 1 de noviembre de 2019

Melanoma equino.

Amigos y seguidores de nuestro blog, hoy quiero hablarles acerca de un tema del que llevan tiempo preguntándome, el melanoma equino.
¿Qué es el melanoma? 
Son tumores que suelen presentarse como masas negras firmes, en forma de patata, en las zonas sin pelo o con poco pelo del cuerpo, como en el maslo.
Cuando la mayoría de las personas escuchan el término "melanoma", piensan en el cáncer de piel causado por una exposición excesiva al sol. En los caballos, sin embargo, los melanomas se asocian con el color de la capa, específicamente el color de la capa torda.
Hasta el 80 por ciento de los caballos tordos tienen melanomas. 
El gen responsable del color tordo es un gen dominante que causa la despigmentación progresiva del cabello. Estos caballos pueden nacer de cualquier color: negro, castaño, incluso pinto, pero los pelos de colores se reemplazan por pelos blancos a medida que el caballo envejece. Los primeros signos de "canas" se encuentran alrededor de los ojos o del morro en potros y se pueden ver el día en que nacen. Un caballo gris envejecido podría llamarse blanco, pero los verdaderos caballos blancos tienen la piel rosada. Un caballo tordo tendrá la piel negra y los ojos oscuros. ¿Cómo se relaciona esto con los melanomas? La melanina es un pigmento oscuro producido en la piel por células llamadas melanocitos. Se cree que una alteración en el metabolismo de la melanina asociada con el encanecimiento progresivo de la capa resulta en una sobreproducción y acumulación de pigmento dentro de las células. Con el tiempo se acumulan estas células formando una masa denominada tumor.

Estos tumores suelen presentarse como masas negras firmes, que recuerdan una "patata"pequeña, en las zonas sin pelo del cuerpo. Se encuentran comúnmente en la parte inferior de la cola, alrededor del ano o vulva, en la vaina o en la ubre. También se pueden encontrar en las esquinas de los labios, alrededor de los ojos o en la región del cuello y de la garganta. Si bien la mayoría de los melanomas no causan signos clínicos, algunos pueden ser problemáticos debido al tamaño o la ubicación. Los tumores en las esquinas de los labios pueden hacer que un caballo sea resistente a la embocadura. Las masas grandes en el cierre de la garganta pueden dificultar la flexión del cuello. Los tumores más grandes pueden ulcerar y atraer moscas y algunos descargarán una sustancia negra y tendrán mal aspecto. Pueden producirse acumulaciones masivas de tumores alrededor del ano, que pueden interferir con la defecación, esos tumores son más serios y producirían dificultades en la calidad de vida del caballo.
La mayoría de los melanomas presentan un crecimiento lento durante años sin metástasis (se extiende por todo el cuerpo). Esta es la razón por la que los melanomas generalmente se consideran benignos en caballos. Algunos melanomas que han sido estáticos durante años pueden crecer repentinamente y hacer metástasis. Un porcentaje menor de melanomas mostrará un rápido crecimiento y metástasis desde el inicio. Los melanomas encontrados en caballos que no son tordos, generalmente se consideran altamente malignos. La metástasis puede ocurrir en los ganglios linfáticos regionales cerca del tumor original o en cavidades corporales u órganos internos (pulmones, hígado o bazo). Los melanomas también se han encontrado en los músculos, la columna vertebral, el corazón y las bolsas guturales. Muchos caballos no muestran signos clínicos de metástasis interna, pero pueden ocurrir cojeras, cólicos o síntomas neurológicos.
Cualquier masa oscura en un caballo tordo se presume que es un melanoma y la mayoría son diagnosticados solo por apariencia. Una biopsia confirmará el diagnóstico y puede indicar cuán maligno es ese tumor en particular, aunque no es necesariamente predictivo del comportamiento del tumor o metástasis. Los tumores internos se pueden encontrar con ultrasonido o palpación rectal.
Si bien actualmente no hay nada que podamos hacer para prevenir el desarrollo del melanoma, hay varias opciones de tratamiento disponibles. Tradicionalmente, los melanomas se han dejado solos debido a su lento crecimiento y falta de dolor o signos clínicos, pero el tratamiento temprano puede ralentizar o detener la progresión. 
Soluciones veterinarias:
Los tumores pequeños se extirpan fácilmente quirúrgicamente. Dependiendo de la ubicación de la masa y el temperamento del caballo, a menudo se pueden quitar con sedación de pie en lugar de anestesia general. Los láseres quirúrgicos han tenido mucho éxito en la eliminación de melanomas, incluso cuando los tumores son un poco más grandes. La escisión completa será curativa para un tumor individual, pero pueden surgir nuevos tumores más tarde. Los tumores muy grandes o aquellos en lugares difíciles pueden requerir una cirugía extensa y a menudo no se pueden extirpar por completo.
La cimetidina que es un antihistamínico tiene efectos inmunomoduladores que se han divulgado para reducir el tamaño y el número de tumores. Se requiere terapia a largo plazo (al menos tres meses) y la eficacia clínica no ha sido repetible en todos los estudios. La inyección intratumoral de agentes quimioterápicos, como el cisplatino, puede ser eficaz para las masas pequeñas, pero hay problemas de salud y seguridad para el caballo, incluso para el propietario y el veterinario tratante cuando se utilizan estos medicamentos.
Recientemente, se desarrolló una vacuna para el tratamiento del melanoma en perros. Los primeros estudios están demostrando ser prometedores para su uso en caballos. Esta vacuna crea una respuesta inmune contra las células del melanoma, haciendo que el cuerpo luche contra los tumores. La vacuna se administra cuatro veces a intervalos de dos semanas. Si el caballo responde, la vacuna se administra cada seis meses.
En estos momentos no conozco a nadie en España que trate los melanomas equinos con esta vacuna por lo cual no puedo hablarles de mi experiencia personal, todos los datos que aquí he recopilado son fáciles e encontrar en cualquier libro de veterinaria.
Estoy seguro que en unos años los tratamientos con la vacuna contra los melanomas serán muy comunes en este país pues el color tordo sigue siendo el más abundante en la cabaña equina Ibérica.

1 comentario: