lunes, 13 de enero de 2020

La Flexibilidad.

En esta pirueta, la flexibilidad del caballo es evidente.
Amigos del caballo, en este post les quiero compartir la teoría que según la federación ecuestre internacional deberíamos los jinetes conocer para entrenar a nuestros caballos.
Vamos a definir qué es la flexibilidad en la ejecución de los ejercicios de adiestramiento del caballo deportivo:
 La flexibilidad, junto con el ritmo, es un objetivo esencial de la fase preliminar de entrenamiento. Incluso manteniendo el ritmo, el movimiento no puede considerarse correcto a no ser que el caballo esté trabajando a través del dorso y sus músculos estén libres de toda tensión.

La flexibilidad es el tema recurrente a lo largo de todo el entrenamiento. No debe dejarse nunca de lado sino más bien al contrario, debe ser comprobada y reforzada regularmente.

Únicamente si el caballo se encuentra libre, física y mentalmente, de toda tensión o contracción, podrá trabajar con flexibilidad y sacar el máximo rendimiento de si mismo.

Las articulaciones del caballo deben flexionarse y extenderse de forma uniforme en ambos lados del cuerpo y con cada tranco o zancada. El caballo debe dar la impresión de estar totalmente entregado, en cuerpo y mente, al trabajo.

La falta de flexibilidad puede manifestarse de muchas maneras, Ej.: rigidez del dorso, cola severamente agitada, fallos de ritmo, falta de actividad de los posteriores, falta de rectitud, una boca tensa y seca.

Indicadores de flexibilidad son:

 Una expresión alegre y vivaz – ausencia de ansiedad  La elasticidad de los trancos – la habilidad de estirar y contraer la musculatura suave y fluidamente.  Una boca tranquila que tasca la embocadura suavemente y un contacto elástico.  Un dorso móvil; con la cola relajada.  Respiración suave y rítmica, que demuestra que el caballo está relajado, física y mentalmente.

La mejor confirmación y prueba de flexibilidad es visible en el momento en que se le dan las riendas: el caballo alarga la línea superior, estirando el cuello hacia abajo y hacia la embocadura sin perder nunca ni el ritmo ni el equilibrio. 


Consejo: 
El primer requisito para tener un caballo flexible es tener un buen contacto con la boca del caballo, sin tensión, suave, constante, ligero.
El segundo requisito es que al montarlo no notemos la diferencia entre montarlo a la izquierda y la derecha, el caballo debe de estar flexible y simétrico a ambas manos. 
Trabajando al caballo en serpentinas, loops, y toda clase de circulos de diversos tamaños a ambas manos, trabajamos la flexibilidad de todo el cuerpo del caballo.